RADIO
EN VIVO
imagen

    Judiciales

    18 de Septiembre de 2019 15:04

    Absolvieron a funcionarios de Miramar por la muerte de una nena en un siniestro vial

    Estaban acusados de omisión de los deberes de funcionario público. A Antonella Rivero la atropelló en 2013 un camión de residuos que no estaba en condiciones de circular.

    Los dos funcionarios del municipio de General Alvarado acusados del delito de omisión de los deberes de funcionario público en una causa derivada de la muerte de la pequeña Antonella Rivero en un siniestro vial en 2013 fueron absueltos este miércoles tras el juicio que se realizó en el Juzgado Correccional 1 a cargo de Jorgelina Caamadro.

    El encargado del área de Servicios, Mariano Auriti  y Germán Fernández –que llevaba al momento del siniestro diez días como encargado del parque automotor del municipio fueron absueltos tal como habían solicitado en sus alegatos los abogados Martín Bernat y Lautaro Resúa, respectivamente. En la sentencia la magistrada ordenó librar oficia al Intendente de General Alvarado “a fin de poner en su conocimiento la presente sentencia, única competencia que, en el caso particular, tiene este órgano jurisdiccional”.

    En el debate que se realizó a fines del mes pasado, el fiscal Carlos David Bruna había solicitado una multa económica para Auriti y Fernández y una inhabilitación para el cumplimiento de funciones por el lapso de un año.

    En la sentencia a la que tuvo acceso 0223 se tuvo en cuenta el Decreto 1298/85 de la Municipalidad de General Alvarado que ordenó implementar un reglamento de Patrimonio a los fines de “registrar y controlar los bienes del Estado" en el que se debía efectuar un control de la totalidad de los bienes muebles y custodiar las pólizas de seguros de automotores y otros tipos de vehículos.

    Con relación a la falta de la Verificación Técnica Obligatoria se sostuvo “no se le podía exigir a Auriti y a Fernández, que se encargaran personalmente de avisar que tal trámite faltaba o se hallaba vencido, en tanto existía una dependencia específica ocupada de los bienes registrables que integran el patrimonio, y en consecuencia de las obligaciones periódicas que impone la normativa, amén de las erogaciones que deben ser contempladas en el presupuesto anual”.

    El siniestro vial en el que murió la pequeña de 5 años sucedió el 22 de mayo de 2013 en inmediaciones de la avenida 9 y 48 de la ciudad de Miramar cuando un camión municipal –con fallas estructurales y de mantenimiento- chocó con la bicicleta en la que iba la niña con su mamá. La niña muró tras golpear de lleno con el asfalto, mientras que la mamá sufrió una fractura y politraumatismos varios.

    La causa por la muerte de la niña fue llevada adelante por el fiscal Pablo Cistoldi y terminó en 2015 con una suspensión de juicio a prueba  por un plazo de dos años para Juan Carlos Peralta que conducía el camión.