Historias de acá

8 de Diciembre de 2020 12:43

Una tortuga gigante escondida en la Sierra, el gran atractivo de los ciclistas de mountain bike

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Ascenso por caminos de tierra angostos y con nulo mantenimiento, piedras resbaladizas y frondosa vegetación son algunos de los condimentos que tiene el camino hacia la "tortuga escondida", una de las atracciones con mayor recelo de Sierra de los Padres a la que cada fin de semana se animan a llegar experimentados grupos de ciclistas.

Una tortuga gigante sostiene a los cuatro elefantes que mantienen el mundo a flote. Al menos, esto creían los hindúes que estaban convencidos que cuando alguno de estos animales se movía, la tierra temblaba y se sacudía. Quizás en esto se inspiraron en la década del '90 los propietarios de un campo situado a 150 metros sobre el nivel del mar cuando decidieron emplazar en el lugar un mega parque de diversiones que entre sus instalaciones contaba con una tortuga gigante que cubría los baños del lugar.

Del inicial parque de diversiones quedan solo las ruinas, pero el lugar, por sus características, se convirtió en una meca para los ciclistas que, hasta este fin de semana, disfrutaban de rodar esos senderos agrestes.

 

******

Un ascenso por un angosto camino rural, con nulo mantenimiento, se entremezcla con piedras resbaladizas y frondosa vegetación y garantiza una jornada llena de aventura para quienes se animan a llegar hasta allí, en su mayoría ciclistas de mountain bike (mtb) que en más de una oportunidad continúan el camino a pie ante el cansancio que genera el trayecto y los obstáculos del sendero que, por momentos, se vuelve tortuoso.

Si bien hay muchos que salen a rodar con el geolocalizador, las indicaciones que brinda no siempre coincide con la realidad que presenta la Sierra. Entonces hay que recurrir a consultar a los propietarios de las pocas viviendas habitadas del lugar que son reacios a dar información. 

-Estamos buscando la tortuga de piedra. ¿Sabes si falta mucho?

-No, ni idea. No sabía que existía eso

Es un secreto a voces, la sierra se llena de pelotones bikers los fines de semana y los vecinos del lugar son reacios a dar indicaciones de cómo llegar al parque abandonado que se encuentra dentro de una propiedad privada y al que los propietarios del lugar habían dejado un abierto para los curiosos, hasta que, este domingo, a raíz de la vandalización de las estructuras, decidieron cerrar.

*****

Pasa poco más de una hora desde que comienza la aventura y, desde la cima, se ve imponente el reptil de piedra que custodia los esqueletos de las aerosillas que nunca llegaron a instalarse.

La bajada es a pura adrenalina y al llegar al lugar un grupo de ciclistas espera que alguien más arribe para sacarse una foto posando con sus bicicletas al pie del quelonio al mejor estilo "equipo de fútbol", con las bicicletas de fondo.

Antes de retirarse del lugar e intercambiar experiencias, se ofrecen a sacarle una fotografía al grupo de recién llegados "para que no tengan que esperar dos horas hasta que venga alguien"

A metros de la tortuga, un cocodrilo custodia un estanque artificial  lleno de calas y junquillos y sirve de banco a los exploradores y más adelante, un pato de piedra, que iba a ser la boletería del lugar le da la bienvenida a quienes deciden llegar a pie por un sendero menos complejo.

Un camino lleno de mística y el celoso silencio que los vecinos de la zona mantienen desde hace más de  veinte años, no lograron impedir que "La tortuga de las Sierra", se convierta en una suerte de meca para los amantes del mtb. que desde ahora, deberán conformarse con avistar desde la cima.

 

Compartir
Compartí esta nota