RADIO
EN VIVO
imagen

Seguridad

13 de Febrero de 2020 17:37

Encontraron el celular del hombre asesinado en Colinas verdes

La incertidumbre reina en la familia de Marcelo Alejandro De Angeli ya que "no hay mucha información". Buscan personas que lo hayan visto o se hayan comunicado con él en las horas previas al crimen.

A poco más de diez días de que hallaran muerto en su vivienda del bario Colinas Verdes a Marcelo Alejandro De Angeli, la investigación a cargo del fiscal Fernando Castro permitió hallar el teléfono celular de la víctima. Su familia insiste con el pedido para que se acelere la causa.

"Apareció el celular. Estaba en la medianera con el vecino", confirmó Gladys, pareja de De Angeli. En las próximas horas se conocerá el resultado del peritaje, que será clave para poder aportar datos a la investigación. Pese a ello, la incertidumbre es total en el núcleo familiar ya que "no hay mucha información".

En diálogo con 0223, la mujer pidió que "quien tenga algún dato para aportar, lo haya visto o se haya comunicado con él se acerque a la Unidad Fiscal de Instrucción Nº 1 o a la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI). "Es importante sumar datos, no tenemos ninguna pista por ahora. Queremos saber qué pasó", reclamó.

Para finalizar, Gladys exigió "que no se duerma el caso". Para ello, es necesario "el apoyo de toda la comunidad". "Ojalá se esclarezca", concluyó.

De Angeli tenía 62 años cuando lo encontraron sin vida en su vivienda ubicada en calle Querandíes sin número, en una zona de quintas. Al momento de su hallazgo contaba con casi todas sus pertenencias, menos con su teléfono celular. “Quizás creemos que en medio de la noche, escuchó un ruido, salió con su celular para alumbrarse y se encontró con alguien”, había especulado su hija Magalí.

El informe preliminar de la autopsia que se le practicó permitió confirmar que fue asesinado de al menos dos golpes a la altura de una oreja con un objeto filoso. En virtud de las características de las heridas, los investigadores estiman estar en presencia de un homicidio preterintencional en el que el agresor no tuvo intención de matar.