Crisis del coronavirus

1 de Julio de 2020 16:48

Gimnasios y natatorios insisten con las gestiones para reabrir en la cuarentena de Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La cámara marplatense del sector intenta promover la sanción de una ley de emergencia provincial mientras busca avanzar con un permiso de funcionamiento a través de la Comisión de Reactivación Económica.

Mientras la crisis todavía golpea las economías de cada comercio, en la Cámara Marplatense de Gimnasios buscan promover la sanción de una ley de emergencia en el ámbito provincial que pueda llevar algo de alivio al sector mientras insisten con las gestiones para tratar de obtener un permiso de funcionamiento a través de la Comisión Especial de Reactivación Económica.

A través del proyecto de ley que todavía debe definirse para su correspondiente elevación, los dueños de los locales del rubro pretenden obtener una eximición en los impuestos muncipales y prórrogas en el pago de los distintos servicios frente al difícil momento que atraviesan, al permanecer con las instalaciones completamente cerradas desde principios de marzo. 

Ariel Caltabiano, uno de los representantes de la entidad, remarcó que una de las realidades más complejas la viven los responsables de los natatorios ya que deben sostener los mismos costos para el mantenimiento de sus piletas. "Los gimnasios bajan la térmica y se cobra el consumo básico, que igual tiene incidencia, pero en el natatorio es muy distinto: es uno de los pocos rubros que siguen con las puertas cerradas pero con costos muy altos", señaló.

 

El vocero de la cámara local dijo que, en primera instancia, se busca avanzar en una "recategorización" de la actividad para que pueda estar incluida dentro de la "fase 5" de cuarentena que dispuso la Provincia de Buenos Aires, en la que hay un mayor número de flexibilizaciones. "Hoy, no estamos en ninguna fase y por eso queremos definir esa cuestión primero", aclaró.

A partir de la creación de la Comisión de Reactivación Económica, Caltabiano dijo que mantienen contacto con los concejales y la Municipalidad, con quien buscan "ajustar" los protocolos de trabajo para que puedan ser aprobados en pos de un regreso en el corto plazo. "Necesitamos avanzar con los tiempos", remarcó.

"Nosotros nos comparamos con Rosario que es una ciudad muy parecida a la nuestra y que está funcionando con un protocolo muy similar al que ya presentamos", comparó el dueño de Squat Gym, en declaraciones formuladas a 0223 Radio.

Caltabiano dijo que, hasta la fecha, la cámara no constató ningún cierre pero pronosticó bajadas de persianas cuando el rubro vuelva a ponerse en marcha. "Ahora está todo paralizado, parece una guerra, pero cuando empecemos a trabajar, la gente empiece a ir y los dueños se den cuenta que no pueden afrontar los gastos, entonces van a empezar los cierres", lamentó.

En base a los números que difundió una encuestadora, a nivel país ya se produjo el cierre de 800 gimnasios y está previsto que otros 300 más lo hagan en el transcurso de julio. "Una vez que empecemos a trabajar, vamos a ver cómo la pilotearemos esta situación. Está muy difícil", reconoció.

 

 

 

 

 

 

Contenido Exclusivo
Compartir
Compartí esta nota