Crisis del coronavirus

30 de Julio de 2020 12:08

Otro jardín de infantes cerró por la pandemia: tenía 30 años de antigüedad

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El jardín de infantes “Acuarela” de Funes 2078 cerró, tras 30 años de funcionamiento. (Foto: Facebook)

Se trata de Acuarela, de Funes al 2000. Aseguran que el establecimiento venía con inconvenientes y la crisis precipitó el cierre. Cerca de 100 nenes se quedaron sin jardín.

La crisis profundizada por el coronavirus, provocó el cierre de otro jardín de infantes y teniendo en un cuenta la falta de protección “histórica” por parte del estado, no se descarta que otros establecimientos corran con la misma suerte, debido a la gran caída de la matrícula.

Este miércoles el jardín de infantes “Acuarela” de Funes 2078 cerró, tras 30 años de funcionamiento, obligando a unos 90 niños a cambiar de establecimiento educativo en el nivel maternal e inicial y dejando en la calle a 15 docentes.

El cierre se suma al de Decroly, de Castelli 1240, que en mayo decidió cerrar, acuciado por la alta deserción, que ocurrió en un contexto de crisis económica y la falta de obligatoriedad que poseen los niveles educativos hasta los 3 años: de 130 niños solo quedaron 36.

En diálogo con 0223, Adriana Donzelli, titular del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) Mar del Plata, explicó que esta problemática afecta de gran manera a estos niveles educativos y reiteró un reclamo que desde hace años impulsa el gremio, en relación a la intervención del estado para garantizar la supervivencia de estas instituciones.

“Es un nivel educativo donde hay mucha informalidad, que necesita mayor presencia del estado. Es por eso que antes de la pandemia, a través de una mesa de trabajo, venimos insistiendo en la necesidad de generar una nueva ordenanza para generar una normativa y que a su vez los jardines existentes se ajusten a las normativas provinciales de la Diegep. En Mar del Plata hay muy pocos jardines municipales o provinciales y hay una necesidad de las familias y a su vez, algunos dueños aprovechan esto para generar condiciones precarias hacia sus trabajadoras”, cuestionó.

En ese punto, Donzelli recordó que “antes de la llegada del coronavirus al país, las autoridades de Acuarela venían planteando la posibilidad de cierre y aprovecharon esto para cerrar” y sostuvo que la institución “tenía varios reclamos por trabajo no registrado y el incumplimiento en los pagos”.

“Entendemos la difícil situación, pero esta institución nunca quiso participar de las mesas de trabajo, donde se buscaba mejorar la situación del sector. Los docentes cobraban el ATP pero las autoridades no tuvieron la voluntad de hacer el esfuerzo y sacar algún crédito”, consideró.

A fines de mayo, desde la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la Provincia de Buenos Aires habían advertido la delicada situación del sector, ante la demora de los pagos del 50% del salario a través del Programa de Asistencia de Emergencia a la Producción y el Trabajo (ATP). La ayuda estatal llegó pero no contempló la brutal caída de matrículas en este sector inicial de la educación, apenas el 30% previa a la pandemia.

Compartir
Compartí esta nota