Primera nacional

8 de Julio de 2020 08:30

El último que apague la luz: Alvarado ya suma 20 bajas

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El saludo en la última fecha ante Independiente Rivadavia, a puertas cerradas, fue la última vez para muchos con la camiseta de Alvarado.

Claramente, el proyecto del "torito" cambió para lo que viene y prácticamente tendrá un plantel nuevo. El número de futbolistas que se despidieron sigue subiendo (Pablo Ledesma, el último), sólo cinco están confirmados y dos negocian la posible renovación.

La primera experiencia de Alvarado en la Primera Nacional fue positiva, se alcanzó el objetivo más allá del freno anticipado de la competencia por el Coronavirus y parecía que mantener la base podía ser la idea para asentarse en la categoría. Sin embargo, que no haya descensos en la próxima temporada y la aceptación por parte de Gastón Coyette de tener un número acotado de profesionales, llevó a que la dirigencia haga una renovación casi total del plantel, a la espera de la resolución de algunos futbolistas que podrían continuar. Lo cierto, es que el cuerpo técnico comenzó a trabajar virtualmente con sólo cinco profesionales y hay 20 que ya confirmaron su partida. El nombre más importante, Pablo Ledesma, es uno de los que no volverá.

Hoy por hoy, del plantel que hace poco más de un año logró el ascenso, el único "sobreviviente" es Tomás Mantia, que renovó por un año más y que buscará agarrar la continuidad que la pandemia le impidió tras recuperarse de la operación en su rodilla. El resto, salvo Ponce que sigue en tratativas con la institución, ya no forman parte del "torito". El último en anunciar su desvinculación fue Gonzalo Lucero, el neuquino que no llegó a un acuerdo con el club y buscará nuevos horizontes. Antes, por decisión de la dirigencia y el nuevo cuerpo técnico, ya habían salido Matías Degrá, Matías Caro, Pablo Morata y Martín Quiles. 

De los que llegaron para este año y habían tenido rendimientos para seguir, a excepción de Santiago Zurbriggen que está en negociaciones, el resto ya se despidió: Germán Rivero (11 goles en la Primera Nacional en 19 partidos) tenía una opción muy cara y el club no pudo hacer nada; Maximiliano González, Santiago Giordana, Gabriel Fernández, Emanuel Bilbao y Pablo Ledesma, no llegaron a un acuerdo; y Diego Becker y Lucas Algozino regresaron de sus préstamos a Rosario Central y Unión de Santa Fe, respectivamente. Si a ellos les sumamos a Patricio Vidal, Maximiliano Oliva, Lucas Fernández, Walter Bracamonte, Robertino Giacomini, Nicolás Anderegen y Leandro Teijo, que alternaron, son 20 las bajas. Un monton, en un plantel de 25 jugadores.

Por lo tanto, la idea de la dirigencia de apostar a un proyecto basado en juveniles, va en serio. Rodeado por futbolistas de la categoría, como remarcó Gastón Coyette en la conferencia de prensa de presentación, los chicos que vienen entrenando con la Primera Local de Osvaldo Nartallo, parece que tendrán un lugar importante dentro de la planificación. Seguramente, si se juegan los nueve partidos que restaban de esta temporada, se podrá ver un equipo muy juvenil con los que se puedan ir sumando. Si la reanudación se da directamente en enero, el presidente Wenceslao Méndez, el mánager Gustavo Gatti y el propio entrenador, tendrán tiempo de pensar y elegir las mejores opciones.

Lo cierto es que habrá que acostumbrarse a un nuevo Alvarado. Con pocas caras conocidas de años anteriores, con apenas vestigios de lo que fue el histórico ascenso a la segunda categoría del fútbol argentino.
 

Compartir
Compartí esta nota