Historias de acá

2 de Septiembre de 2020 10:39

A los 87 años falleció “Doña Mary”, la fundadora de La Mini Pizzas 

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
María Mercedes Maurandi, Doña Mary, fundadora de La Mini.

El fallecimiento de María Mercedes Maurandi, nacida el 24 de noviembre de 1932 y fundadora de “La Mini”, la tradicional pizzería marplatense de Independencia 1681, casi San Martín, provocó un profundo dolor entre todos los que la conocieron.

Sus valores en el estricto control de calidad, buena atención al público y el cuidado de los trabajadores siguieron vigentes con el crecimiento del emprendimiento familiar que cuenta hoy con una planta de elaboración y cuatro locales comerciales.

La historia de esta mujer es apasionante. Se había transformado en un clásico ir a comer pizza a la casa de los Mazza. Cuentan que Doña Mary preparaba unas redondas increíbles. En una de esas reuniones, un gran amigo le dijo: “Mary ponéte una pizzería, ¡con esta pizza la vas a romper!”. No fue un comentario más.

Con deseos innovadores y pocas posibilidades económicas decidieron abrir la pizzería más chiquita de Mar del Plata. Fue así como el 24 de noviembre de 1974, Doña Mary festejó su cumpleaños junto a su gran compañero Miguelito, en la inauguración "La Mini", en el tradicional local de Independencia y San Martín.

¿Quién no comió una porción de pizza ahí? Todos, es una respuesta que suena a mucho, pero ¿casi todos? “Esta pizzería fue la piedra fundamental de este clásico marplatense, construida con los valores de familia, trabajo y calidad que permitieron prontamente conquistar el paladar de la gente”, señalaron desde el entorno de Doña Mary.

Al pasar los años, los sueños de las nuevas generaciones los impulsaron a ir por más. El 10 de diciembre de 1992 se abrió la primera sucursal en la calle San Juan casi San Martín. Simultáneamente se convirtieron en pioneros en servicio de delivery. En esa época era imposible pensar que una pizzería te iba a llevar la pizza a tu casa. Pero La Mini lo hizo.

Con el resurgimiento comercial de la zona Güemes, se decidió tener un lugar allí para compartir con los vecinos. Así abrió otra “Mini” en Alvarado casi Alvear, con los mismos sueños de la primera vez, pero con una trayectoria de 30 años sobre la espalda.

Uno de los detalles que hoy puede resultar habitual también surgió como una idea renovadora: grabar el nombre a las empanadas para que nunca más te confundieras.

En el año 2008 la firma pudo cumplir con un gran sueño: estar presentes en la Peatonal. Ese año abrieron una sucursal en San Martín casi Córdoba, un punto emblemático de Mar del Plata.

Gracias Mary por dejar tu huella en esta hermosa ciudad y esperamos que estés brindando con Miguelito como te merecés!", la despidieron sus seres queridos.

Compartir
Compartí esta nota