No pudo robar, escapó, lo reconocieron porque rengueaba y lo detuvieron

Tiene 32 años. Lo atraparon en el interior de la casa de su tío al que había amenazado. Otros familiares dañaron un patrullero para rescatarlo.

El imputado fue aprehendido por personal de la comisaría decimosexta.

15 de Octubre de 2021 09:35

Por Redacción 0223

PARA 0223

Un hombre que encerró a los dos empleados de una maderera en una oficina y escapó sin poder robar fue aprehendido el jueves a la tarde por personal policial tras los datos que dieron las víctimas, especialmente el de una renguera crónica que permitió seguirlo por más de siete cuadras. En el marco de una causa ante la fiscalía temática de robos a comercios quedó alojado en la Unidad Penal 44 de Batán.

El hecho comenzó en una maderera ubicada en inmediaciones de Brumana y la avenida Fortunato de la Plaza en la que el delincuente de 32 años redujo a los dos empleados y los encerró en la parte trasera tras amenazarlos con un arma de fuego. Al no hallar dinero ni celulares en el lugar, salió caminando sin poder robar.

La salida del sujeto fue advertida por el dueño del local que llegaba al lugar y al notar algo extraño comenzó a seguirlo a una distancia prudencial. “El ladrón caminaba con dificultad, por lo que los damnificados dieron aviso a la policía y logaron ver cuando entraba a una casa en De los Inmigrantes al 2500”, dijeron autoridades policiales.

En el lugar entrevistaron a los dueños de casa quienes señalaron que el hombre los apuntó con un arma para que lo dejaran entrar y que luego se fue por un pasillo en dirección a otras viviendas del barrio el Martillo. Personal de la comisaría decimosexta y del Comando de Patrullas recorrió la zona y fue alertado por una persona acerca de la ubicación del sujeto.

Arma secuestrada en el patio de la casa.

Con el permiso de un hombre entraron a una propiedad en la que encontraron una pistola calibre 7,65 apta para el disparo que estaba envuelta en una campera verde similar a la descripta por las víctimas. En el lugar redujeron al imputado –que se había cambiado las prendas de vestir y había amenazado a su tío para poder entrar- y lo trasladaron a uno de los patrulleros.  

Antes del traslado a la dependencia otros familiares del delincuente intentaron rescatarlo, agredieron a la policía y dañaron uno de los móviles, pero el rápido accionar de los efectivos impidió que lograran su cometido.

Una vez labradas las actuaciones correspondientes, el fiscal Fernando Berlingeri dispuso la formación de una causa por robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, daños y amenazas agravadas y el alojamiento del imputado en la Unidad Penal 44 de Batán.

Temas

    Comentarios de usuarios de Facebook