"El imperio de los sentidos", el film que revolucionó Mar del Plata en 1984

La película erótica japonesa es una de las más polémicas en la historia del cine. En Argentina únicamente se pudo ver en la ciudad de Mar del Plata, donde por aquel entonces los amantes del cine oriental realizaban tours para ver la pieza que se transformaría en un clásico.

2 de Octubre de 2021 09:03

Cuando en 1984 la película “El imperio de los sentidos” de Nagisa Oshima, llegó a la Argentina el comité de calificación la coronó con la categoría “de exhibición condicionada” por lo que la pieza pudo ser exhibida unicamente en los cines condicionados de Mar del Plata. Casi tres décadas después, el film fue estrenado a nivel nacional. De qué trata y cómo se la rebuscaron los cinéfilos para o perderse el estreno.

Según explica a 0223 el periodista especializado en cine Max Czajkowski, “El imperio de los sentidos es un verdadero clásico del cine prohibido”, dice mientras resalta que la obra está basada en un caso real de la década del 30 que convulsionó a la sociedad nipona.

El caso al que refiere el especialista es el de la joven camarera y ex prostituta Sada Abe, que fue hallada por la policía luego de vagar por las calles durante dos semanas con el miembro amputado de su amante, Kichizo Ishida, al que había matado en un juego sexual, escondido debajo de su kimono.

“Es una película rupturista que en la Argentina fue clasificada como triple x. Se filmó en 1976, pero recién llegó al país en 1984 con el retorno de la democracia”, explica Czajkowski. Es que “El imperio de los sentidos” narra la historia de dos amantes que no pueden controlar su deseo sexual y es contada con total crudeza. “Es la primer película en la que se muestran escenas de sexo oral y sexo en general con planos abiertos. Algo que para la época era un tabú absoluto. Más en la sociedad argentina que estaba saliendo del Proceso”, resalta el especialista.

“El imperio de los sentidos” fue editada en Francia y estrenada en el Festival de Cannes donde fue proyectada 13 veces. El regreso a la democracia en la década del 80 hizo pensar que podría ser estrenada, pero en aquel momento fue considerada y calificada como película condicionada ”aunque no es una película pornográfica. Es una película con escenas de erotismo”, aclara Czajkowski. “Es una película que todavía está prohibida en Japón, pese al paso del tiempo”, explica.

Durante los meses que la pieza de Oshima estuvo en cartel en la ciudad, los admiradores del cine oriental de todo el país organizaban tours que los traían hasta Mar del Plata para no perderse el estreno. "La gente pensaba y todavía piensa que va a ver una porno japonesa y se encuentra con un relato sobre el amour fou, castración y sexo llevado al extremo además de una crítica a la sociedad japonesa y el clima previo a la Segunda Guerra Mundial", explica el periodista. 

Sada Abe  fue interpretada por Eiko Matsuda, mientras que el encargado de ponerse en la piel de Kichizo Ishida fue Tatsuya Fuji. "Encontrar a la pareja protagonista fue el principal problema de Oshima por el desafio que implicaba realizar escenas de sexo no simuladas, sin dobles de cuerpo y con los planos completamente abiertos", señala Czajkowski.

Tras la publicación de "El imperio de los sentidos", Oshima fue llevado a juicio por cargos de obscenidad. “El concepto de obscenidad es puesto a prueba cuando uno se anima a mirar algo por lo cual siente un deseo irrefrenable de observar, pero que se ha prohibido a sí mismo ver. Cuando uno siente que todo lo deseaba ver se ha revelado, la ‘obscenidad’ desaparece, como así también el tabú, y ahí aparece una cierta liberación”, dijo entonces el director.

Por estos días, el filme llegó sin censura a los cines de todo el país y quienes la vieron en Mar del Plata y tuvieron la posibilidad de volver a verla, aseguran que pese a que pasaron 37 años de su estreno, "El imperio de los sentidos", mantiene la brutalidad y la energía original.

   

 

Comentarios de usuarios de Facebook