Historias de acá

14 de Febrero de 2021 16:38

Menem y su historia como preso político en Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Carlos Menem, en 1973, cuando era gobernador de la provincia de La Rioja, cargo del que fue destituido pocos años más tarde.

El dirigente fue destituido como gobernador de La Rioja en marzo de 1976 por la Junta Militar. En su estadía en la ciudad forjó distintos vínculos con personalidades de la farándula y también del gobierno de facto.

Corría julio de 1978. El golpe de Estado de 1976 que las tres fuerzas armadas de Argentina habían provocado lo había destituido de la gobernación de La Rioja y lo había encarcelado como preso político. Un decreto que firmó el militar Jorge Rafael Videla le permitió salir de la cárcel y pasar a un régimen de "domicilio forzado". Carlos Menem eligió Mar del Plata, donde se codeó con personalidades del espectáculo y también del gobierno de facto.

Durante más de dos años, Menem transitó diferentes prisiones. Fue entonces que el Gobierno militar dispuso que presos políticos como Menem salieran de la cárcel y pasaran a un régimen de "domicilio forzado", alejado de su La Rioja natal. Este sistema establecía que debía residir en forma permanente en una ciudad que no se encontrara en su provincia de origen.

Durante su estadía en Mar del Plata, Menem se juntó con figuras de la farándula como el boxeador Carlos Monzón, la vedette Susana Giménez y el cómico Alberto Olmedo. El empresario teatral Carlos Spadonne era quien acercaba otras mujeres del teatro. Incluso, también mantuvo vínculos con integrantes del sindicalismo justicialista como Abdul Saravia y Diego Ibañez.

Fue en La Feliz donde también conoció y mantuvo una relación amistosa con el almirante Emilio Eduardo Massera, miembro de la Junta Militar. Esos contactos con la Armada provocaron recelos en el Ejército, por lo que se dispuso su traslado a Tandil.

Su período de domicilio forzoso finalizó en febrero de 1980, luego de diecinueve meses, y se trasladó a Buenos Aires, pero retornó rápidamente a La Rioja para reiniciar su actividad política, que se hallaba vedada. Esta situación provocó que fuera nuevamente detenido en septiembre del mismo año.

Con su segunda detención fue nuevamente puesto bajo el sistema de domicilio forzoso, siendo trasladado a la localidad de Las Lomitas, en la provincia de Formosa. Allí fue alojado en la casa de la familia Meza, donde conoció a Marta Meza, con quien tuvo a su hijo Carlos Nair, y le valió distintos conflictos legales por no reconocer a su descendiente. Finalmente, en marzo de 1981 obtuvo su libertad definitiva.