Transporte

4 de Febrero de 2021 10:40

Advierten que el pliego que impulsa Montenegro “atrasa en materia ambiental y de género”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Desde el Concejo Deliberante cuestionaron que el servicio de colectivo que se proyecta el intendente a 25 años no incorpora el desarrollo sustentable, le da la espalda a la crisis climática y se desentiende de las desigualdades de género.

A contramano de las agendas ciudadanas, que vienen advirtiendo la urgencia y necesidad de gestionar social e institucionalmente la crisis climática y las desigualdades estructurales por condición de género, el pliego con el que Guillermo Montenegro pretende concesionar el transporte público de pasajeros para los próximos 25 años no tiene ni perspectiva ambiental ni perspectiva de género. Al menos, así lo planteó la concejala del Frente de Todos, Sol de la Torre.

“Estamos frente a un pliego que atrasa, es anticuado e incumple con muchos de los compromisos asumidos por la propia gestión de Montenegro en materia ambiental y de género. Es importante decir que proyectar un servicio de colectivo deficitario y sin participación ciudadana a casi tres décadas y con datos de hace 10 años es desconocer y encorsetar el crecimiento y el desarrollo de nuestra ciudad. Y encima lo que se pretende es concesionar el transporte sin incorporar aspectos centrales, urgentes y transversales, como el desarrollo sustentable y la perspectiva de género”, manifestó la legisladora.

En este sentido, señaló que en términos de sustentabilidad y ambiente el pliego de transporte que impulsa el Ejecutivo “no contempla una transición hacia una flota de colectivos con tecnología y energías renovables pese a los datos que supuestamente arrojó el estudio municipal sobre Huella de Carbono y emisión de gases de efecto invernadero”, información que aún no está disponible como información pública. De la Torre reparó en que tampoco incorpora a lo ambiental como indicador de calidad del servicio, ni postula al servicio de colectivo como complemento de otros modos de desplazamiento sustentable, como el uso de bicicletas y el necesario tendido de bicisendas. A su vez, evaluó que los espacios verdes, en relación a las construcciones que se proyectan –y de las que no hay información para calcular los posibles impactos ambientales en el territorio- son insuficientes y no están debidamente planificados.

La concejala Sol de la Torre advirtió las falencias que presenta el pliego de transporte público que elaboró el Ejecutivo para los próximos 25 años. (Foto: archivo 0223)

“Lo más paradójico o contradictorio es que el mismo intendente que propone este pliego sin perspectiva ambiental es el que en estos últimos nueve meses suscribió a la Red de Municipios contra el Cambio Climático y al Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía”, advirtió la concejala.

Por otra parte, la edil hizo hincapié en que el pliego no sólo que “no tiene perspectiva, sino que además está por debajo de las conquistas de derechos que hemos alcanzado las mujeres y disidencias en estos últimos años”. Es que, para De la Torre, queda en evidencia la “falta de capacitación municipal en el marco de la Ley Micaela” ya que "en su redacción no se incluye a las mujeres y disidencias”. 

Asimismo, indicó que no se prevé el cupo laboral travesti trans y tampoco se contempla ningún protocolo para casos de violencias en los colectivos. “Si bien se propone sumar mujeres conductoras, no se establece cupo y se limita su incorporación sólo a esa tarea: no puede haber mujeres ni diversidades en otro trabajo dentro del sistema de transporte. Tampoco se contemplan las necesidades de quienes se hacen cargo de las tareas de cuidado y no se proponen colectivos inclusivos, donde todos los cuerpos puedan viajar con comodidad”, expuso. 

Por último, la legisladora cuestionó el hecho de que el pliego de transporte no fija como criterio la difusión de información para reducir, evitar o asistir a personas que sufren violencia de género y remarcó que los espacios de información y publicidad, tanto en las unidades, como en las aplicaciones y los refugios de las paradas “sólo están pensadas para generar ingresos económicos a los concesionarios del servicio”.