Violencia de género

3 de Abril de 2021 07:58

Le pidió explicaciones por unos mensajes y le respondió con golpes en todo el cuerpo: tiene 5 meses de embarazo

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La situación de extrema violencia fue denunciada en la Comisaría de la Mujer. Foto ilustrativa: archivo 0223.

Fernanda, de 26 años, vivió la pesadilla en la noche del lunes, en un departamento de Mar del Plata. La familia de la víctima asegura que desde noviembre vive constantes agresiones físicas por parte de su pareja.

Una familia de Mar del Plata decidió visibilizar la situación de violencia extrema que sufrió una joven de 26 años que transita un embarazo de riesgo de 18 semanas por parte de su pareja después de protagonizar una breve discusión en la noche del lunes en el departamento donde convivían.

Un pedido de explicaciones por unos mensajes en Instagram fue el disparador para que Fernanda sufriera golpes en todo el cuerpo durante cuarenta minutos: la pesadilla terminó cuando pudo llamar por teléfono a sus padres y a un amigo para pedir ayuda urgente.

"La golpeó en la cara, en el cuello, en los brazos, en el tórax y hasta en una de las mamas. También la zamarreó contra la pared, la agarró de los pelos y la ahorcó. Ella pidió varias veces que la dejara de golpear por el embarazo pero no le importó. Lo único que pudo hacer para defenderse fue clavarle las uñas", aseguró Agustina Ubaldi, la hermana de la víctima, al reconstruir el salvaje episodio.

Después de la golpiza, se radicó la denuncia correspondiente en la Comisaría de la Mujer y Fernanda pudo ser examinada en el Hospital Privado de la Comunidad (HPC), cuyos profesionales médicos constataron las diferentes lesiones y mostraron preocupación por uno de los huesos del tórax aunque prefirieron postergar algunas evaluaciones para cuidar el curso del embarazo. "Le pudieron hacer una ecografía y por suerte el bebé está muy bien. Pero la verdad que ella sigue muy dolorida", lamentó la mujer.

"Al estrés emocional, se le suman los dolores en el cuerpo. Fernanda está sin poder dormir por los dolores o las contracciones que tiene por los nervios. Lo que más le molesta es el pecho y la mandíbula. Esas son las zonas donde tiene las principales marcas, además de la panza", aseguró Ubaldi, ante la consulta de 0223.

Si bien en la familia de Fernanda se sorprendieron por las características que tuvo el brutal ataque, también reconocieron que no se trata de una situación nueva: desde noviembre que Ramiro Lao la hostiga con violencia en el marco de una relación que definen como “tóxica" e "intensa”. De hecho, la semana pasada la joven sufrió otra agresión cuando se comió la mitad de un alfajor, según lo que recordó la hermana. "Le tiró un balde de agua al piso y también le revoleó una silla, un encendedor y otros objetos. Tuvo que llegar el portero y pedirle que se calmara", graficó. 

Según Ubaldi, estos ataques están vinculados a una problemática de adicción que se agravó con el correr de los meses en la pareja de Fernanda. "Ellos están juntos hace un año y él había asegurado que no iba a consumir más cuando supo del primer embarazo pero evidentemente nada de eso fue cierto", lamentó, y afirmó al respecto que el hombre de 28 años muestra unos "celos enfermizos".

La familiar de la víctima también aseguró que los hechos de tensión y violencia se repetían día por medio en el departamento en el que llegó a encerrarla durante cuarenta y ocho horas. "Él creía que si Fernanda se iba de la casa no iba a volver por estas acciones de violencia, entonces le decía que no la iba a dejar a salir y que si se iba, se mataría", ejemplificó.

En última instancia, Ubaldi resaltó y agradeció la rápida intervención del personal policial que se hizo presente en el domicilio después de que los padres de Fernanda se comunicaran para pedir ayuda ante la agresión del lunes por la noche. "Tardaron cinco o siete minutos en ir hasta la casa. Hicieron todo muy rápido por suerte. Él justificó todo diciendo que se defendía de supuestas agresiones de Fernanda; todo mentira, obviamente", aseveró.

“Seguimos muy preocupados por Fernanda. Ella está ahora en casa con mamá pero no puede seguir en esta situación teniendo un embarazo de riesgo y por el cual toma una medicación. En diciembre llegaron a separarse pero fue solamente unos días; se reencontraron para tratar de salvar la pareja pero esta violencia demuestra que es imposible. Y novias anteriores de él se han contactado con nosotros y nos reconocieron que estos episodios no son nuevos”, advirtió la hermana de Fernanda.