Judiciales

13 de Mayo de 2021 10:51

Lucía Pérez: la Suprema Corte Bonaerense también ordenó que se haga un nuevo juicio

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El fallo da un paso más para la realización de un nuevo juicio. (Foto:archivo 0223).

Rechazó el recurso de inaplicabilidad de la ley planteado por la defensa que tiene un plazo de diez días para presentar un recurso extraordinario y llegar a la Corte de Nación.

La Suprema Corte de la provincia rechazó el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley que presentó la defensa y en sintonía con el fallo de Casación de agosto del año pasado dio un nuevo paso para la realización de un nuevo juicio contra Matías Farías y Juan Pablo Offidani, quienes en noviembre de 2018 fueron absueltos por el delito de abuso sexual seguido de muerte.

A partir de esta decisión, la defensa tiene un plazo de diez días para presentar un recurso extraordinario y si la Suprema Corte lo considera válido llegar a la Corte Suprema de Nación como último paso. Si eso no sucediera, ya quedaría habilitada la conformación de un nuevo Tribunal para juzgar solamente a dos de los acusados porque Alejandro Maciel murió en agosto del año pasado.

Florencia Piermarini, una de las abogadas de la familia de Lucía Pérez, le confirmó a 0223 que fueron notificadas de la resolución de los jueces esta mañana y que la decisión está en la misma línea que el fallo de Casación que ordenó un nuevo juicio. En la resolución de 27 carillas se vuelve a plantear que la sentencia que dio el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Mar del Plata tenía conceptos discriminatorios y carecía de perspectiva de género.

“Si no se habilita el recurso extraordinario ya se estaría en condiciones de integrar el nuevo Tribunal y comenzar de cero con la preparación del nuevo juicio”, explicó la abogada.

En agosto del año pasado la Sala IV de la Cámara de Casación Casación hizo foco en el concepto de vulnerabilidad y el sentido jurídico que el término posee que –a su entender- no fue tenido en cuenta por el TOC 1. A su entender, aún después de muerta, Lucía sufrió una nueva victimización secundaria que atentó contra su intimidad y su dignidad, y la de su entorno; y se debe considerar como un claro signo de estigmatización.

Compartir
Compartí esta nota