Colectivos: advierten por la "inminente" paralización del servicio y la pérdida de 30 mil empleos

La Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros emitió un alarmante comunicado sobre la situación de las empresas de Mar del Plata y el interior de país. Afirmó que el sector ni siquiera está en condiciones de garantizar las escalas salariales vigentes.

Foto ilustrativa. Archivo: 0223.

1 de Junio de 2021 16:54

Por Redacción 0223

PARA 0223

La Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) alertó por la continuidad de las empresas de transporte de Mar del Plata y el interior del país y por la consecuente pérdida de 30 mil puestos de trabajo como consecuencia del impacto de la segunda ola del coronavirus.

La entidad difundió un comunicado de extrema preocupación en el marco de las discusiones paritarias que se llevan adelante por esta fecha con la Unión Tranviarios Automotor (UTA), cuya falta de avances motivó el jueves y viernes pasado un paro por 48 horas por parte de los trabajadores.

La entidad reconoció que el sector “no está en condiciones siquiera de garantizar las escalas salariales vigentes” dada la “gravísima situación que desde 2019 afecta a la actividad, profundizada a partir de marzo de 2020”.

“A la fecha resulta materialmente imposible pactar ningún tipo de ajuste salarial más allá de la legitimidad del reclamo dado que el transporte del interior del país no está en condiciones siquiera de garantizar el cumplimiento de las escalas salariales vigentes y menos aún de afrontar los costos de operación del sistema”, remarcó Fatap, en la misma solicitada.

La federación apuntó contra las diferentes jurisdicciones de Gobierno por haber generado "acciones manifiestamente insuficientes" para paliar la crisis que expusieron las empresas en diferentes oportunidades. "Han incumplido los acuerdos que los obligaban localmente a sostener el sistema y resolver sus déficits en otros, a pesar de lo cual no han cesado en exigir a las prestadoras que cumplan con los servicios aun cuando ellos sean deficitarios y económicamente inviables", puntualizaron.

“La combinación de inacción e indiferencia estatal, incrementos incesantes de los costos de operación y la obligatoriedad en el cumplimiento de servicios declarados esenciales, no puede tener otro resultado que la virtual paralización de la actividad, la que amenaza en muchos casos con tornarse definitiva en caso de que no se adopten medidas inmediatas, contundentes y eficaces para garantizar la prestación de los servicios en condiciones de sustentabilidad”, señalaron, en el mismo sentido.

La Fatap también hizo un fuerte cuestionamiento a las diferentes que existen con el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), donde los subsidios para costear la tarifa trepan al 80 por ciento mientras que en Mar del Plata, por ejemplo, la relación se invierte: “Mientras el transporte del interior del país se acerca a su definitiva paralización, la misma actividad, regulada por idénticas normas, convenio colectivo de trabajo y estructura de costos, con la única diferencia de desarrollarse en el Amba, goza de excelente salud, es sostenida y garantizada su prestación mediante una ingente asignación de los fondos del Tesoro Nacional que demuestran su existencia y revelan una clara preferencia respecto de su aplicación”.

Los empresarios revelaron al respecto que mientras el Amba cuenta con 18 mil unidades en servicio, una tarifa de $18, y 47.000 trabajadores, percibe $16 mil millones en subsidios nacionales mensuales, el interior del país, con 13 mil unidades, una tarifa promedio de $37 y 33.000 trabajadores, percibe únicamente $1500 millones por mes.

“En otras palabras, el Interior del País percibirá durante el año 2021 $20.000 millones de aportes nacionales mientras el Amba percibirá $175.000 millones para el mismo período”, se cuestionó en el comunicado, y se agregó:  “Así, en la República Argentina existe un sistema de transporte que debe ser sostenido y asegurado y otro que ha sido abandonado a su suerte, junto con cientos de empresas argentinas y más de 30.000 trabajadores directos”.

Frente a este marco de crisis, la institución reclamó a “las autoridades nacionales, provinciales y municipales con competencia en la materia que asuman su responsabilidad y expresen, de modo urgente y con acciones concretas, su voluntad política y de gestión de garantizar el funcionamiento del sistema al que los usuarios de las provincias tienen derecho, así como la supervivencia de las empresas de capital nacional y los trabajadores que conforman el transporte del interior del país”.

Solicitada completa

Comentarios de usuarios de Facebook