El ambicioso proyecto de un hotel casino en el sur de Mar del Plata que no fue

El edificio Alfar prometía ser un hotel casino con servicios de nivel internacional pero, sin la habilitación del salón de juegos, el plan fracasó a pocos meses de su inauguración. La historia de una obra considerada ícono de la arquitectura moderna y que hoy está en manos de un consorcio de propietarios que alquilan sus departamentos en temporada.

5 de Agosto de 2021 16:33

A mediados del siglo pasado, en pleno auge del turismo social en Mar del Plata, la Compañía Hotelera del Sur Argentino SRL se propuso un plan ambicioso: construir un hotel casino en la zona sur de la ciudad, una idea que se replicaba en otros puntos turísticos del país. La obra, que pronto estuvo a cargo del arquitecto Carlos Navratil, se anunciaba con bombos y platillos en los principales diarios del país. 

El lugar de la flamante sala de juegos, que prometía contar con servicios de nivel internacional, estaba ubicado a poco más de 13 kilómetros del centro por ruta 11, hacia el sur del Partido de General Pueyrredon, a pocos metros del mar; en donde se advertía una incipiente urbanización. Las obras comenzaron en el ‘47 y terminaron un año más tarde. Así, el 29 de diciembre de 1950 quedó inaugurado en calle 16, entre 1 y 3, el flamante hotel Alfar. Y fue a lo grande: el salón principal fue escenario de los shows del “embajador de la canción francesa”, Jean Sablon, y del jazzista más importante de la Argentina, Oscar Marcelo Alemán, entre otros.

Considerado por los especialistas un ícono del movimiento moderno internacional o racionalismo -una corriente que surgió en la década del ‘20 y se desarrolló hasta mediados de los ‘60-, el edificio consiste en una estructura en una placa de seis pisos sobre un basamento abierto, pisos de mármol y granito, y revoque de piedra marplatense. En el último piso posee una vista 360° y su aparición generó semejante impacto en aquel momento que el sector, conocido hasta entonces como barrio Faro Punta Mogotes, fue rebautizado con su nombre.

Si te interesa leer la nota completa, suscribite de manera gratuita al material exclusivo para lectores de 0223.

Comentarios de usuarios de Facebook