Superó el coronavirus y lo celebra haciendo 13 mil kilómetros en bicicleta

José Luis Flores tiene 55 años y tras recibir el alta por protocolo Covid, decidió cumplir su sueño: recorrer Argentina en su Mountain Bike 29.

José Luis Flores tiene 55 años y recorre el país a bordo de su MTB 29

25 de Septiembre de 2021 17:01

Toda su vida José Luis Flores tuvo como hobbie rodar. Con el tiempo esta pasión fue creciendo y, cuando se jubiló decidió lanzarse a cumplir su sueño y salir a la ruta con una bici equipada especialmente para la travesía que lo llevó a Luján. 

Este año, luego de superar las secuelas que le dejó el coronavirus, decidió que era tiempo de cumplir su sueño y hacer aquello que le parecía inalcanzable: recorrer la Ruta 40 de La Quiaca a Ushuaia a bordo de su Mountain Bike 29. Para ello comenzó un tratamiento con un médico deportólogo que lo orientó en la puesta a punto física para realizar la travesía Mar del Plata- La Quiaca- Ushuaia- Mar del Plata

“Cuando me dieron el alta Covid, que fue muy fuerte pensé que era momento de hacer lo que me gusta”, cuenta entusiasmado a 0223 Flores que por estos días lleva  km recorridos. Entonces, recuerda que le comentó a sus hijas que tenía el deseo de unir la Argentina en Bicicleta y ellas, lo alentaron para que realice el recorrido. “Papá, sos libre”, le dijeron y con la tranquilidad de la aprobación familiar, se lanzó a preparar la aventura.

Para realizar la travesía, es fundamental, no solo la preparación de la logística de viaje, sino también la preparación física y psicológica del ciclista. “Hay tramos en los que un va solo completamente, en la ruta no ves a nadie y la distancia entre ciudades es grande”, relata Flores. Por eso es importante estar preparado psicológicamente para transitar los momentos “de soledad”.

“Tengo las ganas de hacerlo y los médicos me dieron el alta para pode hacerlo”, dice Flores que tenía pensado comenzar el primer tramo de la travesía el pasado  miércoles 7 de septiembre, pero el ciclón extra tropical que azotó Mar del Plata y la zona demoró su salida. “El principal obstáculo que se presenta es el clima. Después tenes los problemas técnicos y la cabeza”, dice Flores.

Para sortear los problemas técnicos que puedan surgir, José equipó su bicicleta con un shifter y un caliper adaptados a las necesidades de las travesías de montaña, un espejo retrovisor y lleva en su equipaje cubierta, cámara y un kit de emergencia similar al que llevan consigo los ciclistas amateurs.

Lo importante en este tipo de viajes es “rodar liviano”,  ya que el peso del equipaje puede demorar el recorrido. “Si todo sale como lo pensé en un  año, un año y medio estoy de vuelta en Mar del Plata”, dice José mientras explica que en su bicicleta lleva todo lo que necesita para vivir durante ese periodo de tiempo.

“Tengo todo lo mismo que hay en una cocina, pero chiquito. Anafe, garrafa, olla, cubiertos, carpa bolsa de dormir, farol, elementos de camping”, dice el hombre que en su portaequipaje lleva cerca de 80 kilos que lo acompañarán a lo largo de los 13 mil kilómetros de ruta.

Con el claro objetivo de no defraudar a quienes confían en el y la felicidad del sueño cumplido cada mañana José comienza una nueva jornada "de pedal" y la comparte en su cuenta de Instagram "Historias en dos ruedas", que por estos días funciona como una bitácora de viaje. 

"Por suerte todos me apoyan para hacer esto y tengo muchas personas a los que no quiero defraudar porque siento que tengo un compromiso asumido", concluye Flores.

Comentarios de usuarios de Facebook