"¿Y el cura dónde está?": fueron a casarse pero en la iglesia se olvidaron de la boda

Patricio y Leonela son los protagonistas del particular casamiento que este viernes por la noche se celebró en la iglesia Nueva Pompeya de Mar del Plata. 

El templo de avenida Libertad estaba a punto de cerrar cuando empezaron a llegar los invitados.

15 de Enero de 2022 10:53

Un casamiento más que particular fue el que se celebró en la iglesia Nueva Pompeya en la noche de este viernes, en el cierre del día más caluroso que vivió Mar del Plata desde que existe memoria.

El imponente templo de avenida Libertad al 4000 estaba a punto de cerrar a la tarde cuando una mujer se presentó en la puerta a las 19.30. Las luces ya se habían apagado pero alguien desde adentro decidió preguntarle a la chica por el motivo de la extraña visita. "Vengo a sacar fotos para una boda", explicó la fotógrafa.

En la iglesia no podían creer la respuesta; nadie había avisado nada. Lo que pasó fue que la secretaria parroquial permanecía aislada en su casa por contraer coronavirus y, entre el agobiante calor y los males de la enfermedad, se olvidó de avisar que para la noche del 14 de enero había en agenda un casamiento: el casamiento de Patricio y Leonela.

Felices. Así se retiraban Patricio y Leonela después de dar el sí.

Nueva Pompeya no tuvo más opción que reabrir mientras empezaban a llegar los invitados que habían sido citados para las 20.10. Entre todos, entonces, colaboraron para colocar rápidamente la alfombra roja y las flores en el cordón de los bancos centrales. Pero todavía faltaba el cura, un detalle crucial. "¿Dónde está? ¿Dónde está?", era la pregunta que se repetía por los pasillos de la parroquia, cada vez con más intriga.

Los nervios y las dudas pronto se vistieron de tensión porque Patricio y Leonela ya habían llegado a la iglesia pero del sacerdote aún no se sabía nada. Como no le habían avisado de la ceremonia, el hombre fue a caminar tranquilo, como todas las noches, sin el celular y resultó imposible ubicarlo.

La calma reinó en la iglesia recién a las 21, gracias al regreso del pastor que pronto se puso a tono para que los novios pudieran dar el sí definitivo. Y así fue como anoche, en la boda de Patricio y Leonela, no fue la novia la que llegó tarde a la boda, sino el cura.

*Silvia San Martin, la hermana de Patricio, fue la que aportó todos los datos para reconstruir esta singular noche de amor. "Va a quedar como una simple anécdota pero fue tan curioso lo que vivimos que quería compartir la historia para que todos la conozcan", explicó, al comunicarse con 0223.

 

 

 

Comentarios de usuarios de Facebook