Recalculando: el oficialismo cambia la estrategia por dos proyectos clave

Desde Juntos esperaban que este jueves se vote el presupuesto 2022 en la sesión preparatoria y aprobar las fotomultas. Ninguno de los dos proyectos llegó a la sesión. Las claves. 

Montenegro y Pulti mantuvieron en 2020 una reunión en el COM.

16 de Marzo de 2022 20:19

Con algunos guiños y algo de viento a favor, en el entorno de Guillermo Montenegro se entusiasmaron con una presunción: este jueves 17 de marzo conseguirían aprobar el presupuesto 2022 y las fotomultas. Y con ese paso, el 31 de este mes, la sesión de concejales y mayores contribuyentes le daría la rúbrica definitiva al aumento de tasas. Así, al menos, figuraba en los papeles de algunos armadores del oficialismo local. Faltan pocas horas para la primera fecha y no quedan dudas: aquel plan se pulverizó.

Este jueves, los concejales tendrán su primera sesión plenaria del año y ninguno de los dos proyectos, claves para el Ejecutivo, estará en tratamiento. ¿Qué falló? Las causas son varias y las responsabilidades varían de acuerdo a las miradas diversas. Pero es otra la pregunta clave: ¿qué pasará con los proyectos?

En el Ejecutivo no dan por muerto el convenio entre el municipio y la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) por la fotomultas. Con cierto halo de misterio, dos funcionarios juran que “no está muerto” y que están “analizando posibilidades”. El Frente de Todos y Acción Marplatense, los dos bloques dispuestos a archivar el expediente este lunes en la Comisión de Legislación, no vislumbran ningún escenario que le permita al oficialismo conseguir el objetivo de que el expediente llegue al recinto, donde sí están los doce votos para aprobarlo.

El oficialismo ni siquiera puede ganar tiempo. En la última reunión, en medio de la polémica por la no inclusión del expediente en el orden del día, la jefa de la bancada del FdT, Marina Santoro, llevó el expediente sobre tablas. Sabía que no tenía los votos para archivarlo (requiere una mayoría especial), pero la jugada obliga al presidente de la comisión, Daniel Núñez, a ponerlo en tratamiento en la próxima reunión.

¿Y si Núñez no convoca a la comisión? Sería una alternativa para ganar algunas semanas, pero el oficialismo enfrenta otro dilema: esa comisión debe reunirse para avanzar con el aumento de boleto, un tema espinoso –con la inflación actual, mucho menos espinoso que otros años-, pero con necesidad de aprobación por parte del oficialismo.

De todos modos, tampoco queda claro para qué buscaría ganar tiempo. Se sabe que es un proyecto importante para el intendente y su equipo (no para todo el oficialismo, según deslizan algunos radicales). Pero AM –el espacio que se creía que podía acompañarlo y destrabar los votos en Legislación y Hacienda- ratificó su rechazo. “Estamos a favor de las fotomultas, pero tenemos una historia. En nuestro gobierno licitamos un sistema así y en el gobierno de Arroyo criticamos el acuerdo con la UTN. Desde un principio le pedimos al Ejecutivo que llame a licitación”, plantearon.

Surge, rebuscada, una estrategia: Nicolás Lauría, con un apoyo explícito al proyecto, tiene la potestad como presidente del bloque de Crear Juntos de modificar qué representante de la bancada ocupa cada comisión. “¿Y si a la Comisión de Hacienda va Lauría en lugar de Carrancio?”, se preguntó un dirigente oficialista que recordó el caso de Santiago Bonifatti, cuando se alejó de Acción Marplatense. La jugada es audaz y tendría costos desde lo político, aunque es posible. Pero en definitiva no resuelve el primer escollo: fotomultas no tiene los votos para ser aprobado en Legislación.

 

El Presupuesto, más cerca

La situación del presupuesto y las ordenanzas fiscal e impositiva está más abierta. Acción Marplatense, entre críticas y propuestas de modificación, tiene la voluntad de darle al Ejecutivo la herramienta de gobierno. Este lunes, el Frente de Todos también oficializó las 22 propuestas de modificación que había anunciado en la comisión de la semana pasada la concejal Virginia Sívori.

Sin la garantía de aprobarlo, el expediente que se iba a votar este martes quedó en comisión tras un acuerdo de Juntos con AM. “El presupuesto para el año 2022, tal como fue enviado por el Ejecutivo, no va a ser votado por Acción Marplatense”, planteó Taccone.

En concreto, le pidió al oficialismo que el intendente tome una definición sobre lo que alguna vez intentó ser el centro cívico del oeste, el edificio donde Gustavo Pulti imaginó mudar la sede administrativa del municipio. También le reclamo devolver a la Escuela de Artes y Oficios Digitales el inmueble que la gestión de Montenegro eligió para instalar una escuela de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (Utoi). Implicaría para el intendente anular un acuerdo con un aliado estratégico: el ministro de Seguridad de la provincia Sergio Berni. Imposible.

“El día a día sin estrategia y sin proyecto de ciudad es una de las formas de atraso”, explicó Taccone. Luego de lo que ocurrió en 2021, cuando AM votó el presupuesto a cambio de tres pedidos concretos (presupuesto participativo, hospitalito en Batán y más recursos para cursos de formación en oficios) que no se cumplieron, este año buscarán impulsar estrategias para garantizar que lo acordado se concrete. A su vez, los planteos esconden detrás de los pedidos una reivindicación por parte de Juntos de la gestión Pulti.

“Algunas de las propuestas las vamos a implementar. También algunas del Frente de Todos, aunque no esperamos que acompañen el presupuesto. Nosotros fuimos una oposición responsable con Kicillof, pero no esperamos el mismo gesto”, anticiparon desde el entorno del intendente.

El Frente de Todos, no obstante, no se esperanza con grandes cambios. “Hasta ahora, no mostraron voluntad de escuchar a la oposición”, aseguraron desde el bloque.

Más allá de las cuestiones legislativas, el espacio de Fernanda Raverta enfrenta, también, los sacudones que supone la interna del Frente de Todos a nivel nacional. Por el momento, no hubo coletazos en el pago chico. La directora ejecutiva de Anses sostiene la conducción del espacio en Mar del Plata con un desafío en el horizonte cercano: la interna del PJ.

Raverta integra la lista que lleva a Eduardo Coppola y Nora Estrada como presidente y vicepresidente del partido. Enfrentarán al actual titular del partido Juan Manuel Rapacioli (llegó al puesto apoyado por Raverta en 2017 cuando enfrentó justamente a Coppola), que lleva Rodolfo “Manino” Iriart, el director del Correo Argentino, enfrentado con Raverta desde el cierre de listas del año pasado, como candidato a congresal provincial.

Un triunfo en las elecciones partidarias del domingo 27 le servirá a Raverta para revalidarse como líder de un espacio más amplio que el kirchnerismo duro. Un espacio con el que intentará el año próximo disputarle la intendencia a Montenegro.  

Comentarios de usuarios de Facebook