Marcha atrás: luego de la polémica, Stinfale desistió de comprar una calle de Pinamar

La empresa Energy Group desistió del proyecto mediante el cual buscaba realizar un desarrollo inmobiliario frente al mar.

Yeza había impulsado la venta de una calle en favor del empresario Víctor Stinfale.

12 de Abril de 2022 11:36

Por Redacción 0223

PARA 0223

En medio de una fuerte polémica y del rechazo de muchos vecinos, la empresa Energy Group, de Víctor Stinfale, decidió no insistir con el proyecto hotelero que buscaba montar en Pinamar, con el aval del intendente Martín Yeza. Para concretarlo, el municipio propuso desafectar del uso público una calle del paseo costero para vendérsela al empresario y así poder unir su balneario boutique con el inmueble que supo ser el emblemático boliche Ku.

“La propuesta tendía a posicionar a Pinamar entre las mejores plazas turísticas de América Latina, con la idea de elevar todavía más su oferta hotelera y prestigio”, señala la nota presentada este lunes al Concejo Deliberante, donde confirma que no buscarán avanzar con la propuesta.

“En virtud de la polémica generada por dicho emprendimiento y el injusto e infundado estado de sospecha que recayó sobre una firma que hace 22 años invierte en la Argentina y sobre todo en Pinamar con el afán de verla crecer y generar cientos de puestos de trabajo, Energy Group SRL ha desistido de seguir avanzando con el emprendimiento”, dice la nota firmada por el director de la firma Walter Santangelo.

El objetivo de la firma era generar un hotel en el predio donde funcionó el boliche Ku que se uniera con el balneario Boutique. Sin embargo, para poder llevar adelante ese desarrollo inmobiliario debían resolver una cuestión significativa: ambos espacios están divididos por una calle pública.

Para sortear el “problema” el intendente Martín Yeza elevó un proyecto al Concejo Deliberante mediante el cual desafectaba esa calle del dominio público y se la vendía al empresario para poder desarrollar su proyecto.

 

Más allá de la polémica por el avance de un privado sobre una calle pública, las críticas también llegaron por el monto en el que vendía ese espacio de más de 2000 metros cuadrados: 1.200.000 dólares (a valor oficial). Algunos operadores inmobiliarios aseguraban que el costo real es cuatro veces más. 

Para la empresa, el proyecto era beneficioso para poner en valor una “zona en desuso” y la contraprestación era colaborar con la construcción de un centro deportivo, una comisaría de la mujer, un edificio para fiscalías y la remodelación de un predio para una nueva escuela, que se harían con el dinero obtenido por la venta de la calle.

No obstante, la firma de Stinfale también planteó su disconformidad con la tasación, la cual consideró “excesiva”, debido a que allí la empresa no podría realizar ningún tipo de construcción.

Energy Group no tuvo ni tendrá intenciones de generar polémicas en el pueblo pinamarense ni en la comunidad en general. Contrariamente, la idea era poder nutrir a una ciudad en la que ya tenemos inversiones muy fuertes de nuevas urbanizaciones que sean orgullo de todos los pinamarenses”, señalaron.

Comentarios de usuarios de Facebook