Postal del abandono: la triste realidad del estadio José María Minella

Desde septiembre del año pasado, la tribuna techada permanece clausurada por fallas estructurales. Y no hay miras de solución en el corto plazo. 

13 de Abril de 2022 18:30

Por Redacción 0223

PARA 0223

El estadio José María Minella de Mar del Plata supo ser sede de grandes eventos deportivos y culturales; nacionales e internacionales. Hoy, cerca de cumplir 44 años de existencia, entrega una de sus peores caras: es una postal del abandono.

Fue construido en 1978 por la dictadura cívico militar para que Mar del Plata sea una de las sedes del campeonato del Mundo. A partir de aquel evento, el Minella recibió superclásicos históricos, partidos de selección; también fue sede de torneos internacionales de rugby; sede del mundial juvenil de fútbol en 2001. También pasaron por allí bandas como Queen o la Renga

La platea techada del estadio Minella fue clausurada por fallas estructurales.

 

Sin embargo, su estado se fue deteriorando en los últimos años y las distintas gestiones municipales no hicieron nada para ponerlo en valor. La actual gestión no fue la excepción: en septiembre del año pasado las autoridades clausuraron la tribuna techada y desde entonces permanece inhabilitada.

Esto no impacta solo en la reducción de la capacidad del estadio, que es un problema en sí mismo. En ese sector del Minella se encuentra el palco oficial, que recibe a autoridades y personalidades; también es el lugar de los medios de prensa. Ningún estadio que se precie de tal puede prescindir de su sector más exclusivo. Incluso dificulta el trabajo para los medios de comunicación que pueden acceder a cubrir los encuentros de manera limitada y ponen en riesgo su integridad al trabajar en su sector que está clausurado. 

 

Un estudio de $13 millones que no se hará

La Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp) presentó un presupuesto para realizar un  diagnóstico real del techo de la platea  y tener en claro qué mejoras se necesitan para que no represente un peligro y cuánto dinero hay que invertir. Ese estudio cuesta 13 millones de pesos y no está contemplado en el presupuesto 2022, por lo no que se vislumbra una pronta solución.

El sector de la platea techada quedó inhabilitado: son unas 6.500 butacas.

 

La cifra que se necesita para realizar el estudio es significativa, pero en términos presupuestarios es de poco peso: representa el 0,03% del presupuesto municipal. Para trazar una comparación, el municipio destinará este año 29 millones de pesos para viáticos y viajes de la administración central, dinero que, según explicaron, es para pagar combustible de los trabajadores municipales que ponen su propio vehículo. La voluntad política se demuestra, no se declama.

Uno de los más críticos fue el dirigente de Aldosivi, José Moscuzza hijo, la tarde que el equipo del Puerto recibió a Boca, sin poder utilizar las 6500 butacas que ofrece la platea techada. “Parece que el municipio no quiere tener un equipo en primera”, se quejó y recordó que el sistema de riego del campo de juego es el mismo desde 1978.

Los problemas en la techada no son nuevos, pero se agravaron mucho en los últimos años.

Ese día, el goleador de Aldosivi, Martín Cauteruccio, vivió una situación insólita mientras se cambiaba para el partido: empezó a llover dentro del vestuario.

Los problemas de la tribuna techada no son nuevos. En 2014, la Unión Cívica Radical presentó un pedido de informes en el Concejo Deliberante porque en medio de un partido las filtraciones hacía de cuenta que el techo no existía. En aquel entonces, gobernaba la ciudad Gustavo Pulti. Hoy, con Guillermo Montenegro en la Intendencia y el radicalismo en el equipo de gestión, la cosa sólo empeoró.

 

Comentarios de usuarios de Facebook