Emotivo homenaje a Rolando Máximo Pacholczuk, el último marplatense caído en Malvinas

Tenía 19 años cuando una bomba estalló en Monte London y le provocó heridas de las que no pudo reponerse. Es uno de los pocos caídos en combate que fue sepultado en el continente. Su cenotafio se convirtió en un lugar de homenajes para excombatientes y familiares de soldados caídos en las islas.

Rolando Máximo Pacholczuk es el único soldado marplatense caído que descansa en suelo continental. Foto: 0223

17 de Junio de 2022 16:44

Por Redacción 0223

PARA 0223

La historia de Rolando Máximo Pacholczuk es similar a la de los 14 mil soldados que participaron de la Guerra de Malvinas. Tenía 19 años cuando fue sorteado para formar filas y combatir en las Islas. El conflicto bélico truncó sus estudios secundarios y su sueño de convertirse en contador público, al igual que su padre. Armado con un fusil que no funcionaba, el joven combatió durante los dos meses que duró la contienda hasta que, el 14 de junio, falleció a causa de las múltiples heridas que le produjo la explosión de una bomba en Monte London. Su cuerpo fue trasladado a Mar del Plata y es uno de los pocos soldados que descansa en suelo continental.

Este jueves, al conmemorarse 40 años de la rendición argentina, el Centro de ExCombatientes  de Mar del Plata, realizó un homenaje y puesta en valor del cenotafio que conmemora al último soldado marplatense caído en combate. En diálogo con 0223,  Fernando Álvarez, titular de la entidad, recordó a Rolando y resaltó la importancia de mantener presente la causa Malvinas. "Un soldado no muere cuando cae en combate, muere cuando lo olvidan", dijo.

"Rolando fue un soldado marplatense más, un veterano más que participó de la guerra", aseguró Álvarez al tiempo que detalló que, pese a que habían sido destinados a diferentes ciudades durante la instrucción, a él le había tocado por sorteo el Regimiento de Infantería Mecanizado 7 de La Plata y compartieron trincheras durante los combates de Monte London.

"Allá éramos alrededor de 14 mil soldados en total, pero los soldados que éramos de Mar del Plata nos conocíamos todos, a pesar de que nos habían tocado diferentes brigadas", recuerda el excombatiente, quien dice tener aún grabados en su memoria los últimos días junto a su compañero caído, que sólo tenía para defenderse un fusil FAL "que nunca funcionó".

Para combatir, Rolando fue provisto de un fusil FAL "que nunca funcionó"

Para combatir, Rolando fue provisto de un fusil FAL "que nunca funcionó". Foto: Gentileza Cecim

Los registros oficiales dan cuenta de la explosión que le causó la muerte a Rolando el 14 de junio, pero los ataques por parte de la artillería británica habían comenzado a recrudecerse una semana antes. "Los últimos días de la guerra fueron muy duros, sobre todo los del 10 y 11 de junio. El último día, la artillería nos venía siguiendo y cuando estábamos replegándonos, una bomba explotó y un montón de soldados volamos por el aire", recuerda Álvarez.

La explosión dejó varias heridas de consideración en Pacholczuk, por lo que sus compañeros, en medio del caos reinante en el lugar, como pudieron, lo llevaron al puesto de socorro. Ante la gravedad de su cuadro, las autoridades sanitarias decidieron ponerlo a bordo del barco hospital Almirante Irizar y sacarlo de Puerto Argentino. "Dos días más tarde nos enteramos que había muerto en el buque", rememora su compañero.

El cuerpo de Rolando fue trasladado a Mar del Plata y fue sepultado por sus familiares en el Cementerio Parque, en el sector destinado a los exCombatientes, donde se construyó un cenotafio que con el tiempo se convirtió en un punto de referencia para los veteranos de guerra y los familiares de los combatientes caídos.

El epitafio contará con un código QR para que todos puedan conocer su historia. Foto: 0223

El epitafio contará con un código QR para que todos puedan conocer su historia. Foto: 0223

El Centro de ExCombatientes de Malvinas se conformó en 1984 con fin específico: mantener viva la memoria de los caídos. "Lo que estamos haciendo ahora es poner en valor su cenotafio, la placa que estaba bastante deteriorada y vamos a poner un código QR para que la población conozca la historia de Rolando", indica Álvarez. 

"La gente hoy quiere saber sobre Malvinas y lo que conseguimos desde la institución para nosotros es un logro. El soldado no muere en la guerra, muere cuando es olvidado", sentencia.

 

Comentarios de usuarios de Facebook