RADIO
EN VIVO
imagen

Judiciales

4 de Diciembre de 2019 14:52

A días de irse, Arroyo suma otra denuncia penal en su contra

Es por el acuerdo que firmó el intendente con una firma concesionaria de Playa Grande. Lo acusan por "abuso de autoridad" e "incumplimiento de los deberes de funcionario público".

Un concesionario de Playa Grande presentó otra denuncia penal contra el intendente Carlos Arroyo por el acuerod que firmó a principios de abril con Playa Azul permitir el desembarco de un nuevo boliche en la cochera del lugar, en contraposición con la letra original del pliego que se había pactado con el Municipio.

Tal como lo había anticipado en agosto 0223, la presentación en la Justicia que impulsó el empresario Sergio Goransky, a cargo de Cubro SA y Playas del Sol SA, acusa al jefe comunal por los delitos de "abuso de autoridad" e "incumplimiento de los deberes de funcionario público".

"Es propio desconfiar sobre cuáles son las intenciones del Intendente para exponerse de semejante forma en protección de Playa Azul S.A., en virtud de no poder encontrarse beneficios concretos para el municipio -sino todo lo contrario- y de adquirir la firma evidentes y jugosas ganancias con su obrar", se sostiene en la denuncia que se realizó a través del patrocinio del abogado César Sivo.

En el escrito, el letrado también consideró "necesario investigar a fondo el desempeño dentro de los hechos denunciados que les cupieron a Andrés Barbieri y a los controlantes de la firma Playa Azul S.A. por sospecharse la posible intervención espuria y/o participación criminal en los hechos anteriormente mentados".

En la presentación se le imputa al abogado Barbieri la posible comisión del delito de "tráfico de influencias". "Es de vital importancia identificar el carácter de las negociaciones llevadas a cabo entre la empresa y el municipio, en cuantas reuniones se llegó al Acta Transaccional, quienes han sido los verdaderos intervinientes, en qué carácter lo han hecho, y cuáles fueron las motivaciones que derivaron en su involucramiento", se insistió.

En la denuncia se sostiene que al acta transaccional con Playa Azul, cuya firma se materializó el 10 de abirl, "se llega con la exclusiva intervención y firma del señor intendente municipal, quien resulta evidente no cuenta con la idoneidad técnica para evaluar presentaciones de esta envergadura y se arroga en esta actuación la suma del poder público".

"El acuerdo es tan burdamente violatorio de las normas de competencia y atribuciones que el Intendente al celebrarlo quebranta además las normas procedimentales requeridas para este tipo de cuestiones. Es decir: ningún funcionario comunal se expidió sobre la presentación de Playa Azul S.A. que diera lugar al tratamiento del señor Intendente y derivara en la suscripción del acuerdo", apunta el texto de la presentación judicial.

Para Goransky, a la empresa en cuestión "nuncal le interesó explotar el estacionamiento" del complejo sino que actuó "indecorosamente" para modificar la actividad principal de la Unidad Turística Fiscal en pos de "transformarla en un negocio mucho más rentable" como es una "confitería bailable". "De llevarse a cabo este proyecto podría generar una turbulenta serie de demandas de parte de los demás concesionarios ante el Municipio por los daños y perjuicios causados por culpa del administrador, lo que sería totalmente contraproducente para el erario público", aseguran.

"La concesionaria no cumplió en ningún momento ni siquiera con el mínimo standard de presentación del lugar, perjudicando con ello a todos los demás integrantes del consorcio a quienes afectó indirectamente en sus inversiones por ser parte de un todo mucho más grande, es decir el Complejo Turístico Playa Grande", se agregó en la denuncia.