Boliche en la cochera de playa grande

9 de Agosto de 2019 14:46

Denunciarán a Arroyo en la Justicia por el desembarco de un nuevo boliche en la cochera de Playa Grande

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La presentación la impulsa Sergio Goranzky, concesionario del lugar, por autorizar el proyecto que busca realizar Playa Azul en contraposición con la letra del pliego de bases y condiciones.

Sergio Goranzky, concesionario de Playa Grande, anticipó que presentará una denuncia penal contra el Intendente Carlos Arroyo por la polémica que desató su permiso para que desembarque un nuevo boliche en la cochera del lugar.

El empresario sostiene que el accionar del jefe comunal, quien autorizó el proyecto que busca llevar adelante Playa Azul S.A pese a que se contrapone con la letra original del pliego de bases y condiciones, fue "ilegal" y se traduce "en la comisión de ilícitos que están en curso de ejecución", según las fuentes que pudo confirmar 0223.

Goranzky hará su presentación en la Justicia con el abogado César Sivo, quien esta semana fue protagonista de otra denuncia penal que patrocina y que también está dirigida contra el jefe comunal y su Secretario de Hacienda, Hernán Mourelle: es por el reclamo de una deuda de 12 millones de pesos por parte de la firma Rocma SRL.

Las fuentes que consultó este medio aclararon que la demanda todavía está en plena etapa de elaboración pero confiaron que entre este lunes y martes ya estará a disposición de la Fiscalía de Delitos Económicos, que deberá investigar las irregularidades planteadas por el presidente de Cubro S.A. y Playas del Sol S.A. 

En principio, la denuncia se tipifica por el delito de "abuso de autoridad" pero no estaría dirigida solamente al Intendente sino que también sería extensiva a su "entorno más cercano", según se aseguró. Lo que se pretende, en este sentido, es que las autoridades judiciales intervinientes prueben posibles beneficios personales que habrían surgido del acuerdo para que Playa Azul realice su explotación comercial en la Unidad Turística Fiscal (UTF) en cuestión.

Mientras tanto, los distintos representantes del Ejecutivo y del Concejo Deliberante recibieron este viernes una "intimación" con el objeto de que actúen al respecto y eviten "consolidar y/o avanzar con algunos de los aspectos" contemplados en el acta transaccional a la que le puso firma Arroyo.

El conflicto, que data de varios meses, se desató por la intención de instalar un local bailable en la cochera de Playa Grande. La mayor parte del Concejo Deliberante rechazó esa propuesta, porque, entiende que el pliego de bases y condiciones no habilita ese tipo de explotación.

Como en muchos temas espinosos, la otrora presidenta del Ente Municipal de Turismo (EMTur), Gabriela Magnoler, mantuvo una postura ambigua el mayor tiempo posible. Sin embargo, cuando los incumplimientos de la empresa concesionaria de la Unidad Turística Fiscal fueron repetidos el ente no tuvo mayor remedio que rubricar informes contrarios al pedido de los empresarios que buscaban habilitar un local bailable en ese espacio que debía destinarse a ser estacionamiento de autos.

Sin embargo, el jefe comunal pateó el tablero  y firmó con Playa Azul SA el acta en cual admitía convertir el espacio en un lugar recreativo, a cambio de una serie de obras. Y pese a ser el jefe político de la ciudad, Arroyo nunca consiguió que el EMTur respalde su iniciativa.