RADIO
EN VIVO
imagen

Jauría salvaje

6 de Septiembre de 2019 17:49

Denuncia penal del fiscal general por los perros peligrosos que andan sueltos

Daniel Adler ordenó al Poder Ejecutivo Municipal adoptar las medidas sanitarias correspondientes para evitar la circulación de perros sueltos.

El fiscal general Daniel Eduardo Adler presentó este viernes una denuncia penal por la cantidad de perros peligrosos que andan sueltos por Mar del Plata, protagonistas de varios hechos graves en el último tiempo, con el saldo de numerosas personas heridas.

La novedad llega pocas horas después de conocido el último caso de ataque de dos perros sobre una mujer en la costanera marplatense. La víctima fue María Cristina Arcidiácono, quien sufrió graves heridas y estuvo combatiendo contra los animales para liberarse por más de 20 minutos.

En su presentación judicial Adler fue concreto y en razón de la gravedad de los hechos denunciados, requirió al Juez de Garantías dos medidas cautelares.

Por un lado, pidió ordenar al Poder Ejecutivo Municipal adoptar la medidas sanitarias correspondientes para evitar la circulación de perros sueltos y peligrosos. Por otro lado, ordenar a los organismos competentes de orden nacional y provincial adoptar las medidas necesarias a fin de que los centros de salud de Gral. Pueyrredón dispongan de stock permanente de vacunas antirrábicas.

Este último requerimiento se basa en la inexistencia de vacunas antirrábicas en el distrito, situación comprobada justamente por uno de los integrantes del Ministerio Público Fiscal, que debió viajar hasta Tandil para hacerse de una de esas dosis a fin de atender a su hija, víctima de una mordedura de un perro en la zona de Playa Varese.

Adler también requirió que todas las fiscalías de Mar del Plata y comisarías de la zona informen acerca de investigaciones, denuncias y/o contravenciones vinculadas al ataque de perros sueltos y peligrosos en la ciudad.

En paralelo, el jefe de los fiscales federales en el distrito resaltó que “pese a las advertencias formales realizadas a los funcionarios y al conocimiento del grave riesgo existente para la población en relación a las jaurías de perros, las autoridades competentes no han tomado las medidas adecuadas para evitarlo”.