Personas con discapacidad

22 de Noviembre de 2020 12:31

Transportistas de personas con discapacidad buscan reunirse con Alberto Fernández

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Unas 30 combis se concentraron este domingo frente a la residencia presidencial en Chapadmalal, solicitando un aumento en la tarifa. “Sólo le pedimos 10 minutos de su día”, pidieron los trabajadores.

En un reclamo que viene sosteniéndose en los últimos años y que resurgió durante la pandemia, transportistas de personas con discapacidad, se manifestaron de manera pacífica este domingo frente a la residencia presidencial de Chapadmalal, buscando reunirse con el presidente Alberto Fernández, a fin de exponer su necesidad por una actualización de sus aranceles.

El mandatario llegó durante el fin de semana para participar de manera remota en el G-20, junto a la primera dama, Fabiola Yañez y al ministro de Economía, Martín Guzman.

En diálogo con 0223, Claudia Aboy, una de las referentes de la Asociación de Transportistas de Personas con Discapacidad (Atpcd), contó la dura situación que padecen los transportistas y que se traslada a cientas de familias que necesitan el transporte en todo el país.

“Desde su entorno no nos prometieron nada, porque el Presidente está en la reunión del G-20, pero nos dijeron que le iban a trasladar nuestra solicitud. Sólo pedimos 10 minutos de su día, para que nos escuche y atienda las problemáticas del transporte de discapacidad y de las familias que están detrás”, explicó Aboy.

Los transportistas aducen que el último aumento de la tarifa fue en noviembre del 2019, con una suba anual de alrededor del 20% y con una inflación del 50%.

“El reclamo que se hace desde hace 14 días frente a la residencia de Olivos no es político, sino que se hace por una realidad muy complicada. Necesitamos que la Nación a través de la Dirección de Discapacidad establezca un nuevo arancel para que después la Provincia lo adecué”, señaló.

Y agregó: “Cobramos cada 10 kilómetros, menos de $300. Es una vergüenza. Poner una camioneta nueva con las exigencias que tiene, en cuanto a equipamiento, cuesta entre 2 y 3 millones de pesos”, concluyó.

Debido a esta movilización, las combis por un momento abandonaron el acampe frente al Municipio, que vienen sosteniéndolo desde principios de la semana, por el mismo reclamo arancelario.

Compartir
Compartí esta nota