Tandil

18 de Diciembre de 2020 15:48

Ponen en marcha en Tandil una cooperativa para revalorizar los aparatos electrónicos

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Los integrantes de la nueva cooperativa que ya recibieron la matrícula del Inaes.

Está conformada por integrantes de la Facultad de Ciencias Exactas de la Unicen y busca incluir específicamente a víctimas de violencia de género e integrantes del colectivo Lgtbiq.

A partir de un trabajo conjunto de la Unicen y el Municipio de Tandil se puso en marcha la Cooperativa para la Revalorización de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (Coopraee), que está conformada por integrantes de la Facultad de Ciencias Exactas y personas incluidas en programas que lleva adelante la Secretaría de Desarrollo Humano y Hábitat de la comuna.

El objetivo principal de la cooperativa es disminuir el impacto ambiental que los aparatos eléctricos y electrónicos producen al terminar su ciclo de vida y promover políticas de integración social, específicamente para víctimas de violencia de género e integrantes del colectivo LGTBIQ.

El modelo de trabajo está basado en el concepto de economía circular, por lo que reciben los residuos y se convierten en recursos. Ese trabajo se puede separar en tres grandes partes: recepción, recuperación y comercialización.

En la recepción se separaran los materiales potencialmente recuperables de los que no lo son y se almacenan de forma que no se afecte su funcionamiento o se impida completamente su futura
reparación. Luego se comienza la etapa de recuperación de los aparatos, con la participación de varios técnicos tanto internos como externos, lo que permite recuperar una gran variedad de productos y ser una fuente de trabajo para técnicos locales. En todos los casos se utiliza software libre. Finalmente se comercializan los productos recuperados, a través de diferentes canales, siempre con garantía escrita y especificación de su procedencia.

El proyecto tiene su génesis en el 2013, cuando la Facultad de Ciencias Exactas de la Unicen institucionalizó el programa de Reutilización de Hardware Tecnológicamente obsoleto (REHTO), con el objetivo de tratar de forma sostenible todo el hardware descartado en las sedes de la universidad y al mismo tiempo recuperar computadoras para entregarlas a diferentes instituciones.

A partir de la articulación con el municipio, la Cámara Empresaria y otras instituciones de la ciudad se pudo ampliar la propuesta, y en 2017 se puso en funcionamiento el Centro Pretratamiento y Recuperación de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (CePRAEE), que gestionan conjuntamente la Dirección de Medioambiente comunal y la Facultad de Ciencias Exactas. Actualmente, ese centro procesa unas 130 toneladas de AEEs descartadas anualmente (según estimaciones 2020).

Desde el inicio de su funcionamiento, el centro incorporó becarios (alumnos de la Facultad de Ciencias Exactas y personas incluidas en programas de apoyo a las víctimas de violencia de género e integrantes del colectivo LGTBIQ, impulsados por la Secretaría de Desarrollo Human y Hábitat del Municipio. Esa vinculación permitió crear un grupo de trabajo que dio origen a la Cooperativa que se puso en marcha recientemente.

El año pasado algunas de las personas que pretendían formar parte del proyecto recibieron capacitación en cooperativismo por parte de la Unicen y durante 2020 completaron los trámites para su conformación en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), que ya les otorgó la matrícula.

Forma de ayudar

Los aparatos eléctricos y electrónicos se pueden acercar a cualquiera de la cinco estaciones de la Red de Puntos Limpios o los Puntos Limpios autogestionados de Tandil, que se organizan periódicamente en diferentes barrios de la ciudad.

Impacto ambiental

El poder de contaminación de los aparatos eléctricos y electrónicos es muy alto, ya que contienen metales pesados, y en contacto con el agua estos son diseminados por la tierra contaminando tanto el suelo, el agua y el ambiente que los rodea. Para esto es vital un pre- tratamiento adecuado para poder disminuir al mínimo su poder de contaminación.

Compartir
Compartí esta nota