Anuario 2020

31 de Diciembre de 2020 12:20

El año en el que las salas de teatro se convirtieron en espacios de contención de artistas

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El coronavirus obligó a los artistas de todas las ramas a repensar la manera de mostrar su trabajo y adaptarse para sobrellevar la crisis y reencontrarse con el público desde otro lugar.

Uno de los sectores más afectados por la pandemia fue, sin lugar a dudas el vinculado a todas las ramas artísticas. El aislamiento para evitar la propagación del Covid 19 generó, en los artistas una necesidad de reinventarse, encontrar dentro del “parate” una nueva forma de creación y a su vez, no perder el contacto con los espectadores mientras encontraban la forma de sortear la crisis generada por la pandemia.

En esta línea, las instituciones también debieron buscar la manera de adaptarse para continuar ofreciendo actividades y algunas se convirtieron en espacios de contención para los artistas que atravesaban con cierta dificultad el periodo de aislamiento.

Entre las ramas que mayor resistencia pusieron, se encuentra el arte plástico tradicional vinculado tradicionalmente a las grandes galerías de Arte y Museos. A tal punto que, en Mar del Plata únicamente fueron los dos espacios culturales dependientes de la provincia de Buenos Aires los que “abrieron sus puertas” durante el periodo de aislamiento para ofrecer proyecciones por streaming, escuelas de espectadores, muestras virtuales y charlas con artistas fueron parte de las propuestas.

Las salas independientes, por su parte, debieron adaptarse y contener a los artistas de forma diferente. Aquellas que contaban con un espacio de cocina, lo cedieron para que los artistas que optaban por dedicarse a la venta de productos alimenticios ante la imposibilidad de trabajar en el teatro, podían utilizarlo para no generar otro gasto en su domicilio.

Uno de los espacios culturales de referencia para los artistas independientes durante la pandemia fue el Séptimo fuego. La directora del lugar e integrante de la Red Local de salas Teatrales Independientes Viviana Ruiz calificó como “devastador” al año que termina para la actividad teatral,  y resaltó que la pandemia dejó en evidencia la precariedad en la que se encuentran los artistas que no integran el circuito comercial de Mar del Plata.

“No podemos dejar de decir que esta pandemia dejó en evidencia el desconocimiento que el gobierno provincial tiene respecto al trabajo cultural independiente”, sostuvo la reconocida referente del movimiento teatral independiente.

“La tristeza que nos provocó la sala vacía nos puso en una situación de incertidumbre y de angustia. Pero lo que tuvo de bueno esta pandemia y este virus es que nos hizo ver que estamos más juntos que nunca. Estamos de pie, celebrando que vamos a tener actividad”, dijo Ruiz.

Por su parte el responsable de la Sala Teatral La Bancaria, Marcelo Cañete, detalló que la temporada será "totalmente atípica" y consideró que la actividad para las salas será simbólica ya que no generará un rédito económico, ya que de acuerdo a las disposiciones del protocolo, el aforo se redujo al 30% de su capacidad. Esto significa que las salas grandes tendrán un tope de 30 personas, mientras que en las salas pequeñas la cantidad de público puede limitarse a 10 personas.

Lo cierto es que la temporada está en marcha, y los integrantes de las diferentes compañías teatrales de la ciudad preparan sus obras para levantar el telón y dejar de lado, aunque sea por un momento las dificultades que trajo el 2020 porque, después de todo, el show siempre debe continuar.

Compartir
Compartí esta nota