Judiciales

18 de Febrero de 2020 18:10

Marcos Güiraldes, el asesino que aprovechó una salida transitoria para fugarse de la prisión

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Güiraldes en el juicio en el que lo condenaron a prisión. (Foto: archivo 0223).

Fue condenado a 12 años de cárcel en diciembre de 2015 por el crimen de Juan Nicola Ríos en el boliche Rusia. Le otorgaron salidas transitorias y desde noviembre era buscado por la policía. Hoy cayó tras un robo.

Nacido en mayo de 1994, el número de documento y una dirección en el barrio Coronel Dorrego. Esos fueron los primeros datos que el joven de 25 años le dio el martes a la madrugada a los oficiales del Comando de Patrullas Sur que lo aprehendieron junto a otras seis personas con las que había robado un local céntrico y disparado a una policía. La sorpresa llegó cuando en la base de datos confirmaron que registraba un pedido de captura por no regresar de una salida transitoria en el marco de una condena a doce años de prisión por homicidio.

De los cinco mayores y dos adolescentes aprehendidos tras una persecución que cruzó la ciudad desde el centro hasta el barrio San Antonio, Marcos Güiraldes es el que registra el historial delictivo más antiguo. Sus primeros conflictos con la ley fueron cuando era adolescente, tuvo varios episodios en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil y culminó con una condena por una violenta entradera en Santa Clara del Mar.

Si bien desde que cumplió la mayoría de edad no quedaron constancias de nuevos delitos, su nombre reapareció después de la madrugada del 15 de junio de 2013 luego de que varias personas trasladaran desde el interior del boliche Russia en Constitución al 4200 a un joven hasta el Hospital Interzonal General de Agudos (Higa). Mal herido por un disparo, Juan Francisco Nicola Ríos murió antes de ser atendido y las testimoniales que se recabaron los días siguientes apuntaron a Güiraldes como el autor del ataque.

Una de las singularidades de la investigación –en ese momento a cargo del fiscal Marcos Pagella- es que esa madrugada el joven debía estar cumpliendo arresto domiciliario por la condena impuesta cuando era menor de edad.

Durante los primeros momentos de la investigación personal de la DDI y de la comisaría séptima allanaron al menos cuatro domicilios en los que residían allegados a Güiraldes, pero no lo encontraron. Con la certeza de que el cerco se cerraba sobre él, acompañado por su madre y un abogado se entregó en una sede policial tres días después del homicidio.

Ya con el fiscal Fernando Castro al frente de la Unidad Fiscal de Instrucción 1, el Tribunal Oral en lo Criminal 4 condenó a Güiraldes por el crimen en diciembre de 2015, más de un año después de que la Justicia del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil absolviera a una adolescente acusada de facilitarle el arma homicida.

En fallo unánime los jueces Gustavo Fissore, Jorge Peralta y Alfredo De Leonardis no dudaron de la responsabilidad del acusado y dieron por probado que esa madrugada se acercó a la víctima y le efectuó el disparo mortal –con un revólver calibre .22- a una distancia menor a los 80 centímetros.

Sin considerar cuestiones eximentes, los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal 4 tomaron como atenuantes la falta de antecedentes penales del imputado y su historia familia en la que se destacaba el asesinato de su padre durante un ajuste cuentas. Por último tomaron como agravante el desprecio por la vida ajena, la coordinación con otras personas para cometer el hecho y la desventaja de la víctima para luego confirmar su alojamiento en la Unidad Penal 15 de Batán.

A partir de una resolución del Juez de Ejecución Penal Ricardo Perdicihizzi, el joven comenzó a tener a fines del año pasado salidas transitorias. Sin embargo, el 24 de noviembre no regresó a la Unidad Penal 15 de Batán y se activó el pedido de captura por evasión.

Güiraldes regresará al complejo penitenciario de Batán luego de prestar declaración ante el fiscal Marcelo Yanez Urrutia. Si bien está a punto de cumplir 26 años, la presencia de dos adolescentes en el robo, tiroteo e intento de fuga protagonizado este martes, hace que la causa se tramite -como en sus comienzos- en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil.

Compartir
Compartí esta nota