Matías montín

22 de Enero de 2021 14:33

Matías Montín sufrió una recaída mientras declaraba ante la fiscal Andrea Gómez

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Al terminar la entrevista con la funcionaria que está al frentre de la investigación, el joven sufrió un extraño cosquilleo en uno de sus brazos y quedó bajo monitoreo de los profesionales médicos del HPC. 

Matías Montín, el joven que fue víctima de un salvaje ataque en el boliche Ananá de Playa Grande en la madrugada del martes, sufrió una recaída en su cuadro de salud este viernes mientras declaraba ante la fiscal Andrea Gómez, quien está al frente de la investigación por el hecho de violencia.

A pesar de permanecer internado desde hace cuatro días en el Hospital Privado de la Comunidad (HPC), el paciente de 20 años mostró voluntad para entrevistarse con la funcionaria judicial pero cuando la charla estaba por terminar empezó a acusar un extraño cosquilleo en uno de los brazos que alertó a los profesionales médicos, según lo que pudo reconstruir 0223.

Ante los primeros síntomas negativos, rápidamente un neurólogo se hizo presente en la habitación de Matías y quedó bajo observación para seguir su evolución en las próximas horas. "Está recaída preocupa porque quizás significa que el hematoma está haciendo presión en la cabeza y eso ameritaría una intervención quirúrgica", explicaron a este medio desde la familia del joven de Moreno.

Hasta este viernes, el joven había mostrado una evolución favorable después del impacto de tres botellazos que sufrió en la cabeza e inclusive a primera hora del jueves abandonó la terapia intensiva donde se encontraba desde un principio. Por ahora, seguirá internado en una habitación común pero, en caso de mostrar otros signos de alarma, no se descarta su regreso a una unidad de mayor complejidad.

La expectativa de la familia, en caso de que el proceso de recuperación no sufra nuevas complicaciones, es que Matías pueda recibir el alta del hospital la próxima semana para continuar con el tratamiento en su casa de Moreno.

Gabriel Galvano, Andrés Bracamonte y Matías Belloso son los tres acusados de la brutal golpiza. Los dos primeros jóvenes se encuentran en la Unidad Penal Nº44 de Batán, a disposición de la fiscal Gómez y a la espera de los nuevos avances en la investigación, mientras que Belloso, jugador de Arsenal, está libre.

Andrea Gómez, la responsable de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº4, ya anticipó que mantendrá la carátula de acusación por el delito de "lesiones graves en ocasión de riña" a pesar del pedido que había hecho Ignacio Trimarco, el abogado de la familia de la víctima, para agravar la imputación a "tentativa de homicidio".

Por estas horas, la Justicia también analiza si acepta o rechaza el pedido de excarcelación que formuló Sergio Fernández, el defensor de Galvano y Bracamonte, para que continúen el proceso en libertad, al sostener que ambos no tienen antecedentes penales que pongan en duda su futura colaboración con la causa penal en curso.

 

 

Compartir
Compartí esta nota