Made in Mar del Plata: una metalúrgica creó un horno para hacer "anillitos"

La metalúrgica Abreu, del Parque Industrial, realizó un novedoso horno en espiral para poder secar el glasé de las galletitas de Terrabusi. Se trata del primer equipo de estas características que se fabrica en Argentina.

El proyecto de la empresa local quedó seleccionado entre otras dos propuestas internacionales: Foto: ilustrativa.

13 de Octubre de 2021 09:48

¿Quién no comió los "anillitos" de Terrabusi? Desde ahora, si sigue el paso a paso de su proceso de producción se puede encontrar el sello "made in Mar del Plata": es que una de las empresas del Parque Industrial General Savio es la que diseñó y fabricó la máquina que se encarga de preparar las tradicionales galletitas que son una opción infaltable en la mesa de muchos argentinos.

La metalúrgica Abreu, que en  2018 se radicó en un amplio lote del predio de ruta 88, es la que se hizo cargo de la creación de un novedoso horno de secado en espiral, el primero de estas características que nace en la ciudad y en todo el país. En muchas plantas alimenticias de Argentina – inclusive, a nivel local – ya hay equipos similares pero todos son importados.

A grandes rasgos, esta máquina de siete por seis metros y de casi cuatro de altura se dedica específicamente a hacer el secado del glasé de los “anillitos” que vienen dentro de los paquetes de “Variedad”. Con dos bandas en espiral y a través de un sistema por aire caliente, seca el glaseado de las galletitas en solo cuatro minutos de permanencia, y así pueden por la máquina hasta 2500 kilos por hora.

“Se trata de un equipo bastante costoso y complejo y por eso no hay fabricantes en el país que quieran hacerlo. Todos los equipos que se pueden encontrar hoy en las fábricas son de afuera”, dijo a 0223 José Antonio Abreu, responsable de la metalúrgica, que anticipó: “La máquina todavía la tenemos en fábrica. La vamos a estar entregando a finales de octubre pero lo principal ya está hecho”.

La entrega se hará en manos de Mondelēz International, un gigante alimenticio que explota Terrabusi y otras marcas comerciales ampliamente conocidas en el rubro, como Express, Ceralitas, Mantecol, Pepitos, Milka, Tita, entre otros. Los empresarios estadounidenses mostraron interés por la iniciativa de la fábrica marplatense y así el proyecto empezó a tomar forma en negociaciones hace tres años.

Abreu ya había presentado un prototipo en la edición de 2018 de la Tecno Fidta, uno de los eventos más importantes en el ámbito de la tecnología alimentaria que se organiza cada dos años en el Centro Costa Salguero. Y terminar de seducir al monstruo empresarial norteamericano tampoco fue fácil: la metalúrgica tuvo que competir con otras propuestas que habían acercado dos firmas internacionales hasta que finalmente la balanza se inclinó por la creación local.

“Al ser una empresa internacional y tan grande, lleva tiempo que ellos tomen una decisión y más aún al tener otros dos competidores internacionales. Todo se terminó confirmando en noviembre del año pasado. Ahí ganamos el presupuesto y nos terminaron eligiendo a nosotros para fabricar este equipo”, recordó el hombre del Parque Industrial.

El horno funciona a base de DirectDrive, una tecnología que patentó hace tiempo otra firma estadounidense, Intralox, y con la cual supo construir una relación de varias décadas la metalúrgica local. “Desde el ’88 que tenemos relación con ellos y por eso nos dieron la representación a nosotros para poder utilizar esta tecnología”, detalló Abreu sobre el equipo, que también dispone de un sistema automático para limpiar la banda cuando se terminan de preparar los “anillitos”.

El empresario metalúrgico, que también se desempeña como tesorero de la asociación civil administradora del Parque Industrial, destacó la amplia variedad de opciones que abre para la industria alimenticia la flamante creación: no solo se puede usar este dispositivo para un trabajo de secado sino que también puede readaptarse para realizar el congelado de diferentes alimentos, algo que en el rubro suele ser conocido como un “giro freezer”.

“Si esta misma tecnología le ponemos un equipo de frío, puede servir para congelar filetes, langostinos, pizzas, hamburguesas, y hasta medialunas o panes”, ejemplificó, y agregó: “Para un montón de industrias puede aplicar porque además el congelado es mejor con este tipo de equipos. Es un congelado muchísimo más rápido y de más calidad porque una vez que se descongela, el producto conserva más el sabor y su esencia”.

La metalúrgica vio sus inicios en el Puerto de Mar del Plata en el ’78. Hace tres años se mudó al Parque Industrial y experimentó un crecimiento importante: de permanecer en una planta de mil metros cuadrados y rodeada de pesqueras, sin posibilidad de ampliación, pasó a una nave productiva de 3500 metros cuadrados que se ubica en un lote de diez mil metros cuadrados. Hoy, tiene tan solo 15 empleados pero apuesta, a futuro, a incorporar más personal. “Nuestra idea es empezar a fabricar y comercializar estos equipos. Esperemos que esta venta sea la primera de muchas”, manifestó su dueño, hijo del hombre que vio nacer a la empresa.

 

Comentarios de usuarios de Facebook