Arranca el verano: cuáles fueron los días más calurosos en la historia de Mar del Plata

En el verano de 1957, la ciudad vivió un récord de calor de más de 41 grados. Hace pocos años, en 2014, también se registró otro pico de temperatura muy importante. 

La tradición y las estadísticas confirman a enero como el mes más sofocante del año. Foto: 0223.

21 de Diciembre de 2021 07:54

Mar del Plata se despidió de una primavera que resultó más apática que de costumbre pero que en el recuerdo al menos deja una fecha histórica de regalo: con los 36 grados que llegaron registrar distintas estaciones meteorológicas, el 28 de octubre del 2021 no solo fue un anticipo inesperado de la temporada sino que se transformó en el día más caluroso que tuvo la ciudad en todos sus octubres. Y ahora que arrancó el verano, ¿se romperá otro récord?

Nadie lo sabe, claro, pero de romperse un récord, seguramente ocurrirá en enero. Es que si bien diciembre también suele alcanzar registros altos, la tradición y las estadísticas climáticas confirman al primer mes de cada año como el período por excelencia en materia de temperaturas estivales. De hecho, los tres días más calurosos que vivió “La Feliz” a lo largo de su historia fueron en este lapso.

Al acceder a los reportes que conserva desde 1950 en adelante el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), 0223 pudo confirmar que el 28 de enero de 1957 fue la jornada de calor más extremo. Aquel martes, como si se tratara de cualquier provincia de norte, la ciudad tuvo una mínima de 25 grados y finalmente se cocinó con una máxima de 41.6 grados de temperatura.

Uno años antes, el 5 de enero de 1953, también se había relevado la segunda temperatura histórica más alta de Mar del Plata: 39,8 grados. Pero el cierre de enero de 1957 fue la primera y única vez que se logró quebrar el techo de los 40 grados. La certeza del dato es, sinceramente, todo un logro dada la escasa información que hay sobre finales de los ’50.

De los mismos registros que tiene el organismo que depende del Ministerio de Defensa de la Nación, lo que se puede deducir es que la inédita ola de calor se dio en el marco de una seguidilla de varios días con elevadas temperaturas que tuvo su origen el 25 de enero y culminó el día 29. El horno que vivieron los marplatenses, en definitiva, fue un anticipo de lo que vivirían los porteños veinticuatro horas más tarde.

Ese miércoles 29, casualmente, fue el día más caluroso jamás registrado en la historia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), con 43.3 grados. Y no fue una jornada de disfrute para Capital: diarios como La Nación confirmaron la muerte de once personas por cuadros de insolación y también contabilizaron otras numerosas internaciones por el sofocante clima.

En Sucesos Argentinos - el primer noticiero cinematográfico del país - llegaron a preparar un informe sobre el calor increíble de aquel entonces. “Abrumada la gente, trata de refrescarse, con éxito muy relativo. En Sucesos Argentinos debemos recurrir al hielo para poder preparar esta edición. Primero se refrescan los muchachos, y luego las máquinas, que añorando Mar del Plata dijeron: ¡no va más!”, graficaba con un buen poder de descripción el relator oficial, según consta en un testimonio fílmico recuperado por el Archivo General de la Nación.

Es importante una aclaración técnica: en la década de los '50, todavía no se hablaba de sensación un térmica, un término que se empezó a popularizar recién unos veinte años después. Algunas crónicas dicen que quien lo instaló en la jerga popular fue Magdalena Ruiz Guiñazú en su programa Dos en la noticia, uno de los más escuchados en 1978. En la mañana del 29 de mayo de aquel año se anunció que la temperatura era de 7° 5, y que la sensación térmica era de 0°. Ante la notable diferencias, todos los oyentes comenzaron a llamar y, de pronto, todo el mundo quería saber por qué había dos temperaturas.

¿Cuál es la diferencia? La sensación térmica no solo tiene en cuenta la temperatura ambiente sino precisamente, a la reacción del cuerpo en base una serie de condicionantes del ambiente, como el efecto del viento o la humedad sobre la piel. Un ejemplo claro: un día con una temperatura de cero grados y con viento en calma, la sensación térmica será de cero grados pero si con esa misma temperatura sopla un viento de veinticinco kilómetros por hora entonces la sensación será de seis grados bajo cero.

No tan lejos

Y para encontrar la tercera temperatura máxima histórica en Mar del Plata, no hay que viajar muy atrás en el tiempo. El sábado 18 de enero del 2014, en la ciudad se registraron 39.5 grados. El abrupto calor no fue una casualidad sino que fue el resultado de ola de calor que rompió todas las marcas de intensidad y duración: se trató de la ola de calor más extensa desde 1906, año en que el SMN inició sus registros.

Después de varios días de clima templado, soleado y con algo de viento, tanto turistas como marplatenses disfrutaron de un fin de semana de cierre de quincena excepcional y casi inédito. Pero solo en la ciudad se vivió ese calor con placer y disfrute ya que en el resto del país se reportaron numerosos cortes eléctricos, desde Capital Federal hasta Mendoza o Jujuy, Formosa y Salta.

 

 

Comentarios de usuarios de Facebook