Fase 2

28 de Mayo de 2021 14:09

Montenegro criticó el retroceso a la fase 2 y pidió "previsibilidad": "Hay que ser claros con el vecino"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El intendente insistió en que el decreto presidencial "perjudicó" a Mar del Plata y le pidió a las autoridades nacionales y provinciales "ser sumamente cuidadosos a la hora de decirle a la gente cómo se va a seguir" en la pandemia. "Hay que decirle la verdad a los marplatenses", aseveró. 

El intendente Guillermo Montenegro salió este viernes al mediodía al cruce de la decisión de la Provincia de determinar el retroceso a la fase 2 de General Pueyrredon y le reclamo a la Nación y la Provincia "previsibilidad" para determinar las pautas a seguir en el contexto de la pandemia del coronavirus.

En una conferencia de prensa que encabezó en el Centro de Operaciones y Monitoreo, el jefe comunal aseguró que "estos cambios le complican la vida a la ciudad y a los marplatenses" y reiteró las críticas al decreto que firmó el viernes pasado el presidente Alberto Fernández donde se modificaron - inesperadamente - los parámetros para establecer restricciones más o menos duras en cada municipio según la evaluación de su situación epidemiológica y sanitaria.

"Cuando se cambian los parámetros objetivos, se confunde la gente, y acá hubo un cambio de parámetros objetivos. Este cambio genera que hoy la ciudad este en fase 2 y complique a muchos marplatenses, sobre todo a su trabajo. Esto es salud más trabajo, lo dijimos de entrada", expresó, y aclaró: "Aceptamos el decreto pero hago aclaraciones porque entiendo que hay que decirle la verdad a todos los marplatenses".

Con el DNU, los distritos que superen una incidencia de 500 casos en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes o tengan una ocupación de camas mayor al 80% serán considerados como localidades de "alarma epidemiológica", cuando antes debían superar ambos indicadores y no uno solo. Por eso, Montenegro remarcó que hay un "perjuicio" para la ciudad. "Seguramente otros municipios están en una situación similar pero a mí me preocupa mi ciudad", enfatizó.

A partir del ritmo de contagios que se constata en los últimos días, el intendente reconoció que "no ve posible" que General Pueyrredon tenga una tasa de incidencia menor a los 500 casos, sobre todo porque también se tiene en cuenta una población de 650 mil habitantes para el cálculo. "Es una referencia vieja porque todos los indicadores nuestros dan que tenemos muchos habitantes ahora", apuntó.

A pesar del elevado número de infecciones, Montenegro remarcó que la ocupación de camas de Unidades de Terapia Intensiva (UTI) en todo Mar del Plata ronda el 63%, por debajo del parámetro nacional. "Esto es un dato objetivo. Es el mismo dato que miramos todos. Está en el sistema de gestión de camas que administra el Ministerio de Salud bonaerense", señaló.

Después de estos cambios, el intendente pidió "previsibilidad" a las autoridades nacionales y bonaerenses y sostuvo que hay que ser "sumamente cuidadosos a la hora de comunicarle a la gente cómo vamos a seguir" en el contexto de pandemia de cara a futuro. "Esto no es una pelea política, sino cómo nosotros le damos respuesta al vecino de la ciudad. Tanto Nación, Provincia y Municipio tenemos obligación de ser claros, previsibles, para que los vecinos puedan entender lo que les decimos", apuntó.

"Es importante hablarle con la verdad a los marplatenses. Teníamos un caso diferente el 1 de mayo cuando el decreto decía que era algunos de los criterios y no los dos criterios juntos. Me preocupa realmente. Tengo la responsabilidad de cuidar la  salud de todos los marplatenses, y también tuve la responsabilidad de retroceder de fase antes que lo planteara la Provincia", dijo.

En este sentido, Montenegro también pidió "entender lo que significa para la ciudad haber registrado el mayor índice de desocupación de la historia y cómo eso afecta en lo personal a cada uno", al recordar los registros que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) en septiembre después de transitar varios meses de cuarentena estricta.

"Voy a hacer cumplir lo que tengo que cumplir pero voy a poner mi mayor esfuerzo en la clandestinidad"

Ante el anuncio de "rebeldía" de distintos sectores comerciales como la gastronomía y la hoteleria, el intendente ratificó la continuidad de los controles para verificar el cumplimiento de los protocolos pero aclaró que el principal foco de preocupación estará puesto en las fiestas que se celebran en casas privadas.

"Vamos a seguir trabajando como venimos trabajando. Sabemos de las necesidades de los comerciantes pero también sabemos que hay que ser muy duros en los controles. Pero el mayor esfuerzo lo pusimos y lo vamos a poner en todo lo que que tiene que ver con la clandestinidad porque ahí no hay ningún protocolo. El mayor esfuerzo va a estar ahí. No tengo ninguna duda. Y no tengo miedo de decirlo", aclaró.

Con relación a las actividades recreativas, Montenegro también apeló a la "responsabilidad de cada uno" para "defender el laburo". "El que sale a correr por la costa en grupo sabe que está poniendo en riesgo el trabajo de alguien que necesita comer. Tenemos que ser sumamente claros cada uno de nosotros. Hacemos este esfuerzo para que haya laburo en Mar del Plata. Las actividades recreativas tienen que ser exclusivamente las permitidas", apuntó.

"El laburo es la clave para una ciudad como la nuestra que supo tener el peor número de la historia del desempleo. Y hoy lo pudimos revertir porque cumplimos. Cumplir con la responsabilidad individual no solo tiene que ver con la salud", completó el jefe comunal.