Pobreza

22 de Julio de 2021 08:01

Tiene 6 hijos y vive entre palets y una lona: los chicos duermen juntos en un colchón de una plaza

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La familia vive en una situación límite. Para cualquier ayuda, comunicarse al 235 48-9412. Fotos: 0223.

Yamila Taborda se encuentra desde el sábado en un predio del barrio Belgrano, donde pasó los estragos del último temporal. Ahora pide chapas o paneles para armarle una "casilla a los nenes" y construir un baño. "Estamos tratando de sobrevivir", dijo.

Kevin, Santino, Ian, Gianela, Tisiana y Miqueas son los nombres de los seis hijos que tiene Yamila Taborda, una joven de 29 años que desde el fin de semana, desde el temporal que azotó a Mar del Plata, vive prácticamente a la intemperie en un predio del barrio Belgrano. Apenas cuenta con unas tarimas, una lona, tuppers y un colchón de una plaza para que los chicos puedan dormir. Ahora busca paneles y chapas para poder montar una "casillita" y construir un baño.

Sin trabajo y con una pensión de tan solo 20 mil pesos, la mamá tuvo que instalarse en un terreno de San Salvador y Che Guevara al no poder afrontar el pago de un alquiler. "Yo vivía de alquiler en alquiler y en un momento no pude pagarlo más porque si pago alquiler no como. Estuvimos un mes y medio con mi tío, después los vecinos me dijeron que me podía meter acá y entonces compré unas tarimas, cerré con una lona como pude, y acá estamos", comenta, en una entrevista con 0223.

La mujer y sus seis hijos se encuentran desde el sábado habitando el predio después de que la policía le diera autorización para hacerlo. La mudanza casi coincidió con la tormenta, por lo que debajo de una carpa tuvieron que soportar los estragos de la lluvia y el viento que se mantuvieron como una constante hasta el domingo. "Los chicos están bien pero estamos tratando de sobrevivir", reconoce.

Kevin, el hijo más grande - que, según destaca Yamila, es el que también se hace cargo de sus otros hermanitos - tiene 9 años y el más chico, Miqueas, tiene 9 meses. Cuatro de ellos están escolarizados: dos van a jardín y otros dos a primaria. "Ellos requieren demasiada atención. Y se me hace difícil porque van a la mañana y tengo que levantarme muy temprano para llevarlos. Por suerte un hombre me regaló un coche doble y puedo llevar a dos", dice.

La "casa" de la joven es tan precaria que hasta carece de un baño: tuvo que hacer un pozo ciego a unos pocos metros, y por eso se encuentra en la búsqueda de algunas maderas para poder construir uno y "ampliar la casillita para los nenes". "Lo único que tengo es un colchón de una plaza y un par de frazadas. A ellos trato de acomodarlos ahí y yo me tiro una lona en el piso con una frazada", comenta Taborda.

A la mujer no solo le preocupa el presente y futuro de sus hijos, sino que también está con las alarmas encendidas por los hechos delictivos que son recurrentes en el barrio: teme que lo poco que tiene se lo arrebaten. "Los vecinos me dijeron que me planté y que trate de quedarme hasta asegurar todo lo que pueda. Porque encima que tengo poco, me lo pueden llevar. Acá hay mucha inseguridad", lamenta.

La madre está ansiosa por conseguir un trabajo que le permita salir de la grave situación que atraviesa por estos días. "Puedo hacer de todo. Estuve haciendo un pozo ciego así que me doy mañana con lo que sea con tal de sacar a mis hijos adelante", afirma.

 

Mientras tanto, hay dos vecinas que la ayudan con el desayuno y con distintos platos de comida. Y desde una parroquia le alcanzan pañales para los más chicos. Pero la necesidad de Yamila y de sus seis hijos es tanta que nada alcanza. "Yo no tengo cocina, garrafa, cosas de cocina, nada de eso. Perdí todo en la pandemia y el sábado perdí lo último que tenía", dice.

Las personas interesadas en colaborar con alguna fuente de ingreso o maderas, chapas, ropa, zapatillas y alimentos, se pueden comunicar directamente al 2235 48-9412 para hacer llegar una donación y tratar de ayudar a salir de la profunda crisis a la numerosa familia del barrio Belgrano. "No pido mucho; solo armar una casillita y que mis hijos tengan una camita para que duerman cómodos", asegura.

 

Compartir
Compartí esta nota