Tandil

29 de Julio de 2021 13:01

A 10 años del primer parto vertical en el hospital Santamarina de Tandil

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Autoridades del nosocomio Ramón Santamarina destacaron la aplicación de la ley del parto respetado.

Desde la primera práctica de esa modalidad a la fecha se han realizado 138 partos verticales dentro del hospital municipal tandilense.

Se cumplieron en Tandil 10 años de la primera práctica de la modalidad de parto vertical dentro del hospital municipal “Ramón Santamarina”. Al conmemorar la fecha, desde el Sistema Integrado de Salud Pública (Sisp) tandilense destacaron que hasta el momento se ha acompañado a 138 mujeres en ese tipo de partos respetados.

La Ley Nacional de Parto Respetado (25.929) fue sancionada el 25 de agosto de 2004 y establece que se deben brindar obligatoriamente determinadas prestaciones relacionadas con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, velando por los derechos de las madres y de la persona recién nacida.

Se considera como parto vertical a cualquier parto en el que la mujer tiene su torso y su canal pelviano entre 45 y 90 grados con relación al plano horizontal, y su apoyo se da en los glúteos, pies o rodillas.

En 2018 la OMS publicó 56 recomendaciones respecto a los cuidados durante el parto para una experiencia de parto positiva, dentro de las cuales incluye la movilidad y posición de la madre, recomendando alentar la misma y adoptar una posición erguida durante el trabajo de parto en mujeres de bajo riesgo, así como la posición para dar a luz (tanto en mujeres con analgesia peridural como sin analgesia), recomendando alentar la adopción de una posición para dar a luz que sea de su elección, inclusive las posiciones erguidas.

Entre los beneficios del parto vertical se pueden destacar los respiratorios ya que esta posición ayuda en que el peso del útero, bebé, placenta, líquido amniótico y sangre, ayudan a que el útero descienda y no ejerza presión sobre los pulmones, lo cual aumenta la relajación, la capacidad respiratoria y la oxigenación de la madre y el bebé.

Entre los beneficios mecánicos, la fuerza de gravedad favorece el acomodo, encaje y descenso del feto a través de los diferentes espacios y cavidades del canal del parto, a la vez que al no comprimir los grandes vasos, no ocasiona alteraciones en al circulación materna y placentaria sin afectar la oxigenación del feto.

Este tipo de partos brinda beneficios psicoafectivos importantes para la madre, como la reducción del dolor, sensación de libertad, de control, de participación y mayor rol protagónico, de mayor satisfacción durante y después del parto

El doctor Matías Tringler, Vicepresidente del S.I.S.P., expresó: “Nos enorgullece el trabajo realizado por todo el servicio de Ginecología y Obstetricia en estos años, siempre haciendo hincapié en el parto respetado y el respeto hacia los derechos de las madres, así como también todas las acciones que se desarrollan en los diferentes servicios del Hospital que confluyen en que sigamos manteniendo la tasa de mortalidad materna en cero, lo cual es una satisfacción enorme para toda la ciudadanía y el sistema público de nuestra ciudad”.

Compartir
Compartí esta nota