Marplatense se convierte en la primera mujer en alcanzar el cargo administrativo más alto en los casinos | 0223

Marplatense se convierte en la primera mujer en alcanzar el cargo administrativo más alto en los casinos

Tras más de 20 años de carrera, Soledad Torre es la protagonista de un hecho histórico para el sector al ser designada como Jefa de Administración. "Esto representa una esperanza futura para muchas de mis compañeras", celebró, en una entrevista con 0223. 

La trabajadora agradeció la apuesta por la igualdad de género del Gobierno bonaerense. Foto ilustrativa: archivo 0223.

28 de Enero de 2022 14:15

Soledad Torre es marplatense, casinera y protagonista de un hecho histórico: con cuarenta y cuatro años y más de veinte de carrera, se convirtió este mes en la primera mujer en la Provincia de Buenos Aires en ser designada como Jefa de Administración, el cargo más alto de administración dentro de la estructura de funcionamiento de los casinos.

La mujer heredó la profesión de su padre y muy pronto, a los veinte, dio los primeros pasos en el mundo del juego. Dos años después, pasó al Departamento de Contabilidad y así ascendió paulatinamente por diferentes categorías hasta que en el 2018 llegó a la jefatura del área. Y ante una reciente jubilación, Patricio Grasso, el director de Casinos en la Zona I de la Provincia, le dio la oportunidad de dar un salto más para convertirse, por primera vez, en la nueva Jefa de Administración.

Junto al gerente y el Jefe de Juego, se trata del cargo de carrera más importante. Desde el 3 de enero, entonces, Soledad es responsable de toda cuestión administrativa, como el manejo de fondos, la contabilidad, la liquidación de haberes y el servicio de mantenimiento, tanto del Casino Central como de los nueve casinos anexos que involucran la “Zona 1” (Hermitage, Sasso, Miramar, Necochea, Mar de Ajó, Pinamar, Tandil, Monte Hermoso y Sierra de la Ventana).

Y también debe alternar funciones con el otro jefe que se encuentra en el casino de Tigre. “Los jefes de ambos lugares siempre se cruzan e históricamente se han acordado períodos de trabajo de ocho meses, así que cada ocho meses tengo que ir a trabajar allá. Nos rotamos de esa manera para tener una unificación en la modalidad de trabajo y acordar criterios”, explica la mujer.

Para la casinera, la oportunidad representa un “reconocimiento a muchos años de trabajo” aunque confiesa que es “inesperado”, principalmente por su edad. “Generalmente este es un cargo al que se suele acceder a una edad más próxima a  la jubilación”, aclara, y al mismo tiempo agradece a Grasso y la gestión provincial de Axel Kicillof por apostar hacia una política de “igualdad de oportunidades” que pone “preponderancia en la mujer”.

Ojalá que llegué el día en que este tipo de cosas no sean relevantes ni para destacar y que el acceso de las mujeres a determinados cargos sea algo natural, sin importar el género”, sostiene, en una entrevista con 0223, y aclara: “Entiendo que hoy por hoy llame la atención porque la verdad que esta designación fue un hecho histórico dentro del casino, que siempre fue un mundo mayoritariamente masculino”.

Al conocer la designación de Torre, en la Asociación de Empleados de Casinos también brindaron un fuerte respaldo al nombramiento: "No hay duda de que los derechos y oportunidades de las mujeres dentro de los casinos han mejorado respecto a cualquier época pasada. Sin embargo, las mujeres todavía se encuentran con algunas barreras que hacen que su presencia en algunos cargos sea inferior a la de los hombres. Pero hoy podemos decir que rompimos el techo de cristal".

“Afortunada”

Soledad reconoce que “siempre debe haber una primera vez para que algo comience a ser más común” y muestra expectativas de que la visibilización del logro también se traduzca en la conquista de nuevas oportunidades para otras compañeras. “Hay un montón de compañeras que conozco que se jubilaron haciendo un trabajo excelente y nunca pensaron en la posibilidad de acceder a un cargo jerárquico”, recuerda.

El logro de Soledad Torre se da después de un trabajo de 24 años dentro de los casinos.

“Aunque no me conozcan, sé que hay infinidad de compañeras de casinos que se sienten contentas por el hecho de que una mujer haya podido acceder al cargo más alto en la administración. De alguna manera, representa una esperanza futura para ellas. Por eso espero que esta designación sea el puntapié inicial para que muchas otras mujeres tengan el lugar que merecen”, ratifica, en el mismo sentido, la jefa de administración de Casinos.

La trabajadora del sector se considera una “afortunada” y asegura que, en sus más de veinte años de carrera, no sufrió episodios de discriminación por razones de género, a pesar de la experiencia cercana que ha conocido por otra “infinidad de compañeras”. “Siempre intenté hacer el mejor trabajo y creo que también tuve suerte porque todos los jefes que tuve lo valoraron”, afirma.

De todos modos, Soledad destaca un cambio de paradigma a partir del ’95, cuando los casinos pasaron a manos de la Provincia. Hasta ese año, muy pocas mujeres tenían lugar en cargos administrativos pero desde entonces se modificó la lógica. “Hace varios años que las mujeres, lentamente, podemos ir accediendo a los cargos a medida que cumplimos con la antigüedad. Y en los últimos años, con esta gestión se le dieron diferentes oportunidades a muchas compañeras”, señala.

El golpe de la pandemia

La marplatense tampoco evita referirse a la crisis que todavía vive el sector a causa del coronavirus y remarca que todavía no se pudo recuperar “la afluencia de público y de trabajo” que había hasta marzo del 2020. “Hay un aforo que cumplir y ya no pueden entrar libremente las personas pero somos privilegiados porque, a pesar del cierre de salas y de la pérdida económica que tuvimos por temas de recaudación en la caja de empleados, prácticamente pudimos seguir cobrando los haberes gracias a las gestiones gremiales y provinciales”, resalta.

De hecho, hasta esta fecha, los casinos de Necochea y Mar de Ajó siguen con sus puertas cerradas, y hay otros establecimientos que están abiertos pero sin tener en funcionamiento las mesas de juego por falta de mamparas. “Nos tuvimos que adaptar a muchos cambios. Tratamos de hacer lo mejor posible para aprovechar esta temporada, que es buena, pero que también tuvo algunas complicaciones por las restricciones que persisten y la tercera ola que nos sorprendió a todos”, comenta.