Quién es el hombre que asegura ser Jesús y recorre Mar del Plata descalzo y en túnica blanca

En una entrevista con 0223, el misterioso peregrino se define como un "sacerdote autodidacta" con el propósito de convertirse en "ministro del Señor". “Necesito tiempo, paciencia, y sobre todo la voluntad divina de Dios”, asegura.

Se trata de uno de los personajes urbanos más icónicos de Mar del Plata. Foto: 0223.

19 de Marzo de 2022 18:12

Por Redacción 0223

PARA 0223

En tiempos de guerra, hay un hombre que camina Mar del Plata en busca de paz. Todos los días recorre calles y avenidas descalzo, sin importar la época del año. Se viste, apenas, con una túnica blanca y usa la biblia como brújula de vida. El pelo largo, negro, y la barba crecida, terminan de definir su misteriosa condición de peregrino.

Con el paso del tiempo, este hombre se ha vuelto uno de los personajes urbanos más icónicos de la ciudad. Cualquier turista o marplatense que llega a ser testigo de su presencia lo identifica, nada más ni nada menos, que con la figura religiosa de Jesús. Pero más allá del bautismo popular, nada se sabe de él.

Tiene un pasado tan incierto como su destino. No quiere dar a conocer su edad y evita las reflexiones personales: prefiere refugiarse en el Nuevo Testamento, cuyos pasajes cita al pie de la letra, de memoria. Suele evocar la palabra de Cristo desde los evangelios canónicos de Juan y Mateo.

Con la biblia en mano y descalzo, así se lo puede ver al "Jesús" de Mar del Plata. Foto: 0223.

Al ser entrevistado por 0223, el hombre revela, por primera vez, algunas definiciones de su misión en Mar del Plata. Dice ser un “predicador”, un “sacerdote autodidacta”, que busca sembrar conciencia en la humanidad, con el propósito final de convertirse en un “ministro del Señor”. “Necesito tiempo, paciencia, y sobre todo la voluntad divina de Dios”, asegura.

- Te vemos mucho en Mar del Plata y no sabemos tu historia, ¿de dónde venís?

- Bueno, la verdad es que mi ciudadanía está en los cielos. Soy un predicador, anuncio el evangelio y me dedico a mi Padre que está en los cielos, vuestro Padre celestial. Dios quiere que hagamos un mundo de paz, nos manda a trabajar para la paz. Hombres y mujeres de este tiempo: mi Padre nos manda a que trabajamos por la paz.`

- ¿Y cómo llevas a cabo tu misión día a día?

- Si tienes falta de sabiduría pídele a Dios, que da a todos abundantemente.  Tenemos que orar por el Señor levantando a los caídos, sanando a los corazones quebrantados, dándole viste a los ciegos, pregonando el baño agradable del Señor.

- ¿Por qué el tatuaje en la frente?

- Porque yo digo: Señor, Dios mío, envía tu espíritu para omitir lo insignificante a favor de lo esencial.

- ¿Y por qué la túnica blanca?

- Por la conciencia de los demás, tal vez, para poder llegar más a la humanidad. La blancura expresa sentimientos de paz y me parece una forma apropiada para administrarlo.

- ¿Qué edad tenés?

- El tiempo solo Dios lo sabe. Soy como el viento, hoy es un sonido mas no sabe a dónde viene y a dónde va, y así es todo aquel que es nacido del Espíritu. (Juan 3:8)

- ¿Cómo soportas los fríos de invierno con tan poca ropa?

- En invierno lo voy a decidir pero, mientras tanto, contentaos con lo que tenéis. Tenemos que tener presente que somos hijos de Dios y Dios siempre está pendiente de nosotros; Dios conoce nuestras necesidades. Como la humanidad, es una unidad, tiene que ser sustentada en su totalidad. Por eso Dios nos ama y nos conforma el espíritu y en alma, sino también en cuerpo, que es el templo que guarda el Espíritu Santo.

- ¿Tenés familia?

- Mi familia, mi madre y mis hermanos, son todos los que hacen la voluntad de mi Padre que está en los cielos. (Mateo 12:49)

- ¿En la calle te piden consejos, palabras…?

- Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Juan 14:6)

-¿Te sabés de la biblia de memoria?

- Algunos pasajes me los recuerdo y para otros llevo la biblia para poder recordarlos

- ¿Sos un sacerdote autodidacta?

- Soy un sacerdote autodidacta porque tengo la capacidad de dominar la materia por mí mismo.

- ¿Qué sería eso?

- Soy un sacerdote que requiere de tiempo, paciencia, sobre todo la voluntad divina de Dios para querer aprender por mí mismo el camino celestial. Me esfuerzo por alcanzar autodisciplina, hábitos de estudio, organización y compromiso con Dios para llegar a ser y ser un verdadero sacerdote de Dios, un ministro del Señor.

 

Comentarios de usuarios de Facebook