RADIO
EN VIVO
imagen

Cnu

13 de Diciembre de 2019 08:09

"Es una locura total que un asesino despiadado pueda pasar la Nochebuena en su casa"

Ledda Barreiro, la titular de la Abuelas de Plaza de Mayo Mar del Plata, mostró profunda indignación por el beneficio de prisión domiciliaria que se le concedió a Gustavo Demarchi.

 

Carmen Ledda Barreiro de Muñoz, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Mar del Plata, tildó como una "locura" el beneficio de prisión domiciliaria que la Justicia le concedió este miércoles a Gustavo Demarchi, quien fue condenado a prisión perpetua por haber cometido seis asesinatos cuando era el líder de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) en la década del ’70.

En declaraciones a 0223, la histórica dirigente de los organizaciones que defienden los derechos humanos dijo sentir un "estado de indignación terrible" por la resolución de los jueces Víctor Bianco Alfredo Ruíz Paz para que el exfiscal federal general de la ciudad pueda retornar en las próximas horas al departamento que posee en la zona de la calle Güemes.

"Esto se llama impunidad. Aquí hay un entramado siniestro. Este personaje es realmente siniestro y muy lúcido y tiene una red de contactos, que lo voy a decir porque ya no tiene sentido cuidarse a esta altura, en la Justicia principalmente", sostuvo la madre de Silvia, Antonio y Fabián Muñoz, tras encabezar un encuentro con referentes de otros espacios y movimientos en la "Casa de la Memoria" de Santa Fe al 2900.

Bajo este mismo análisis, Ledda consideró que la "complicidad de la Justicia" permitió que "este sujeto que es un asesino despiadado pueda estar en su casa y pasar Nochebuena ahí". "Hay infinidad de muertos por este sujeto", remarcó, y garantizó el inicio de un plan de lucha para hacer oír el repudio de la sociedad y lograr la revocatoria del beneficio concedido, a partir de la recurso que se interpondrá a Casación con los abogados Ireneo Di Matteo César Sivo.

La exponente de las Abuelas de Plaza de Mayo recordó que Demarchi, quien cumplía funciones en la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp) a mediados de los '70, enseñaba en la casa de estudios con "un arma arriba del escritorio para intimadar a los alumnos". "La verdad que por donde se lo mire este tipo no puede estar en la calle", enfatizó.

"Nosotros, que somos las victimas de estos genocidas, tenemos que hablar con los medios para que se haga Justicia. Es una locura total", lamentó, y al mismo tiempo elevó un reclamo a las nuevas autoridades gubernamentales: "Esperemos que con este Gobierno se ponga en marcha lo que dijo el presidente Alberto Fernández: sanear la Justicia. Porque Demarchi, sin una Justicia corrupta, no podría estar en su casa".

Demarchi, quien fue candidato a intendente y fiscal federal general, fue condenado el 20 de diciembre de 2016 junto a Mario Durquet y Fernando Otero a prisión perpetua por los delitos de asociación ilícita y homicidio calificado en un fallo inédito, en el que el tribunal entendió que estos delitos, cometidos antes del golpe cívico militar de 1976, fueron considerados crímenes de lesa humanidad.

En esta oportunidad, los jueces le concedieron el beneficio al exfuncionario de la Universidad Nacional de Mar del Plata debido al estado de salud que tiene el líder de la CNU y el “cambio de paradigma implementado por el nuevo código de procedimiento federal” que, según detallaron, consagra “un mayor goce de las garantías constitucionales para todos los justiciables”. El condenado cumplirá el beneficio con una pulsera electrónica.