Conflicto con docentes municipales

24 de Septiembre de 2019 16:00

Con la salida de Mourelle, exigen que el Ejecutivo vuelva a dialogar con docentes

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Desde el Concejo Deliberante elevaron la presentación, al tener en cuenta el conflicto que se extiende desde hace casi un año por la quita de una histórica bonificación.

Desde el Concejo Deliberante exigieron que promuevan nuevos "espacios de diálogo" entre los docentes municipales y el Gobierno de Carlos Arroyo para ponerle punto final al extenso conflicto que se extiende desde hace casi un año por la quita de una histórica bonificación.

La presentación se promovió desde la Comisión de Educación y Cultura con la que cuenta el cuerpo deliberativo y se funda a partir de la salida del Secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, quien recientemente fue echado del gabinete por el propio jefe comunal.

"El Secretario de Hacienda era quien impulsaba con mayor vehemencia esta iniciativa, por lo que sería oportuno abrir espacios de diálogo entre las partes con el fin de arribar a un entendimiento que ponga fin al conflicto", consideraron los ediles de la comisión que preside Mario Rodríguez.

Uno de los cruces más fuertes entre Mourelle y los empleados municipales tuvo lugar a mediados de junio pasado, cuando el exfuncionario fue increpado cuando salía de su oficina de la Municipalidad.

Los concejales también pusieron énfasis en la "persistencia" de la problemática, que está "próxima a cumplir un año" desde la sanción del decreto de Arroyo que modificó la metodología para calcular el monto de la bonificación que reciben los docentes municipales y que está incorporada como artículo 82º de la Ordenanza nº 20.760.

Con las modificaciones impuestas en octubre del año pasado se despojó, en la práctica, a los educadores de las escuelas municipales de una histórica bonificación que percibían desde 1989 y que representaba unos cinco mil pesos extra en sus sueldos.

Luego de la fuerte polémica, el Concejo Deliberante aprobó una nueva ordenanza que otorgaba legitimidad a la antigua forma de liquidación. El jefe comunal redobló la apuesta y se encargó de vetar la norma unos días después. Sin embrago, más tarde, el cuerpo legislativo rechazó el veto y votó nuevamente “por insistencia” la ordenanza.

Ante este revés, el intendente realizó una presentación ante la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires en la que demandó al Concejo Deliberante por “conflicto de poderes” y todavía se espera la resolución del máximo tribunal bonaerense.