RADIO
EN VIVO
imagen

Judiciales

17 de Enero de 2020 13:19

“Defendí a mi mujer y a mí”, declaró el policía que mató al ladrón

A la espera de los informes de balística y de autopsia, se estima que actuó en legítima defensa. Dos de los tres disparos que efectuó impactaron en el delincuente.

Acompañado por un abogado de la fuerza el integrante del grupo Halcón que el miércoles a la noche mató a uno de los tres delincuentes que intentó asaltarlo, declaró ante el fiscal Juan Pablo Lódola, dio su versión de los hechos y quedó en libertad. Si bien aún está imputado del delito de homicidio agravado por el uso de arma, todo indicar que con la recepción de los informes pendientes se confirmará que actuó en legítima defensa.

El oficial estuvo acompañado por un abogado de la Policía Bonaerense y confirmó la dinámica de los hechos que ya había dado su novia durante la declaración. En tal sentido ratificó que fueron tres los sujetos que se acercaron al auto y que tras romper la ventanilla del lado del conductor uno de ellos comenzó a golpearlo.

“Defendí a mi mujer y a mí” le dijo al fiscal cuando explicó que cubrió con su cuerpo a la pareja y extrajo el arma reglamentaria que tenía bajo el asiento y efectuó dos disparos. En su relato sostuvo que los sujetos salieron corriendo y que el herido frenó a pocos metros y le apuntó con un arma, por lo que hizo un  tercer disparo en dirección a las piernas de Juan Cruz Vargas que cayó al piso y murió en el lugar.

Las fuentes judiciales consultadas por este medio indicaron que el relato es coherente con el informe preliminar de autopsia que confirmó que la víctima recibió dos disparos: uno en el pecho y otro en las piernas. Los informes complementarios confirmarían que ambos se efectuaron desde el interior del rodado.

A la espera de las pericias balísticas y del resto de los informes que el fiscal le solicitó a los miembros de la Asesoría Pericial –quienes desarrollan las tareas cuando hay un miembro de la fuerza imputado- todo indica que la defensa hecha por el efectivo estuvo por demás justificada. “Hubo una proporcionalidad en la respuesta ante el ataque que sufrió junto a su pareja”, señalaron.

El efectivo del Grupo Halcón no estuvo privado de la libertad en ningún momento, aunque había permanecido incomunicado desde que el personal policial arribó al lugar.