Claudia repetto

16 de Abril de 2020 13:04

El asesino de Claudia Repetto se negó a declarar y pidieron su prisión preventiva

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Ricardo Rodríguez no quiso ampliar su testimonial inicial y regresó a la UP 44 de Batán. El fiscal Fernando Castro pidió que se nombre a otro fiscal porque el crimen fue en un turno anterior.

Más allá de que en su primera presentación en Tribunales había adelantado que daría más detalles de lo sucedido en la vivienda del barrio Termas Huincó, Ricardo Rodríguez, el asesino de Claudia Repetto se negó a declarar hace instantes ante el fiscal Fernando Castro y regresó a la Unidad Penal 44 de Batán. Minutos después de la negativa, el titular de la Unidad Fiscal de Instrucción 1 solicitó a la Justicia de Garantías la prisión preventiva del hombre de 54 años y pidió la declinatoria para seguir interveniendo al considerar que el femicidio se cometió cuando él no estaba de turno.

Tal lo adelantado por 0223, fuentes judiciales confirmaron que el fiscal Castro realizó el pedido a la Jueza de Garantías Rosa Frende con la calificación de homicidio de una mujer agravado al ser cometido por un nombre mediando violencia de género (femicidio) que tiene prevista como única pena la prisión perpetua.

A lo largo de un escrito de 30 páginas y en cumplimiento de la prórroga solicitada oportunamente, el fiscal hizo el pedido más allá de la demora en la realización de las pericias psicológicas y psiquiátricas solicitadas. “Cuando las mismas se realicen podrán incorporarse al expediente previo a la elevación de la causa a juicio”, explicaron. 

En la causa quedará por el momento la única declaración que Rodríguez dio horas después que un amigo de los hijos de Claudia Repetto lo atrapara tras estar 26 días prófugo. Ese 28 de marzo dijo no recordar mucho de lo sucedido esa noche en la propiedad ubicada en el barrio Termas Huincó y solamente reconoció que discutió con ella en el pasillo, que le agarró un ataque de celos, que la “manoteó” y que cuando volvió a su “estado” ella estaba tirada en el piso.

Rodríguez intentó disminuir su culpabilidad cuando dijo que quiso revivirla y que al darse cuenta que estaba muerta, se desesperó. Tal como se informó oportunamente, dijo que no sabía qué hacer, que la cargó envuelta en una sábana a bordo de la moto y la llevó a Acantilados donde la enterró. Rodríguez negó haber recibido ayuda externa y dijo que nadie sabía más nada porque él era el único responsable. Ese punto era una de las dudas en la hipótesis que planteaba de qué manera había logrado sacar el cuerpo de la mujer de la casa ubicada en Don Orione al 1500.

 

Pedido para dejar la causa

El accionar de la fiscalía fue cuestionado por los familiares de Repetto y el 17 de marzo pasado presentaron un pedido de recusación a la Justicia de Garantías al considerar que no se había actuado en el comienzo de la causa con perspectiva de género.

La Jueza de Garantías Rosa Frende dio vista del pedido a la Fiscalía General que en las últimas horas comunicó que a su entender no había motivo alguno de recusación. Sin embargo, el pedido quedará en abstracto ya que el propio Castro solicitó su declinatoria al establecerse que la muerte de Repetto se produjo antes de que comenzara el turno de la fiscalía a su cargo.

A partir de ese pedido, la Jueza de Garantías debe decidir si envía las actuaciones al Juzgado de Garantias 2, mientras que Castro seguirá al frente hasta que resuelva la Fiscalia General.

Compartir
Compartí esta nota