Remisero baleado

25 de Enero de 2021 10:17

Un año sin Miguel Ángel Luis: "Prometí encontrar Justicia porque él me dejó un amor muy grande"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Micaela y Miguel soñaban con una vida juntos.

En una entrevista con 0223, Micaela Noviello, la pareja del remisero asesinado por Brian Albornoz, comparte la dura lucha que mantiene desde enero del 2020. "Uno no aprende a vivir con dolor: aprende a sobrevivir", asegura.

Cuando está por acostarse, al terminar el día, Micaela Noviello dice siempre lo mismo: "Lo logré". Lo dice en silencio, para sí misma, porque es un logro tan íntimo y personal que no lo puede compartir. Tampoco se trata de un logro que le da alegría pero sí fuerzas para sostener la lucha que se propuso hace un año. Es que un día más para Micaela es, en verdad, un día menos para que llegue la hora de la Justicia, para que Brian Albornoz sea condenado por el asesinato de Miguel Ángel Luis, el hombre con el que soñaba compartir su vida.

Micaela se puso al frente de esta lucha porque se le prometió a él, a Miguel, cuando murió en el Hospital Interzonal General de Agudos (Higa) el 25 de enero del 2020, cinco días después de recibir los disparos del delincuente de 26 años. "Voy a buscar Justicia cada día de mi vida. Ése es mi motor y sé que lo voy a conseguir", afirma la pareja del remisero, en una entrevista que le concede a 0223 al cumplirse exactamente un año de la muerte que visibilizó, una vez más, la grave situación de inseguridad que aqueja a los trabajadores al volante.

-¿Para vos qué es justicia?

-Para mí justicia es que Albornoz reciba la cadena perpetua que merece por un homicidio doblemente agravado. Sé también que es responsable su hermano Andrés, que está desafectado de su función de policía de bomberos de la Provincia, porque era el dueño del arma y la dejó en la mesa de luz para irse a dormir a lo de su novia sin ninguna llave ni otro cuidado. Me voy a ocupar cada día para que paguen por el daño que cometieron: no solo por lo que le hicieron sufrir a Miguel, por el dolor que tengo yo y por haberme arruinado la vida, sino también por lo que le hicieron a los que conocían a Miguel, a su familia, porque a sus hijos que son chiquitos también hay que explicarles que papá no está más.

En estos doce meses, y gracias al apoyo incondicional de sus compañeros de trabajo, de su psicólogo y de su familia, Micaela dice que aprendió a "sobrevivir" al dolor que le generó la partida de Miguel. "Uno no aprende a vivir con dolor: aprende a sobrevivir. Yo extraño mucho la vida con él. Extraño ser feliz al lado de él porque era muy alegre, súper compañero y buen tipo, y lo que más me quedó de él es que amaba las cosas simples como ir a tomar mates a la costa. Me dejó un amor muy grande, muy bonito, que me hace sentir bendecida, y por eso prometí buscar Justicia", explica.

"A veces es insoportable el dolor. No sabría explicar lo doloroso de estas situaciones pero una cosa que siempre pienso cuando estoy triste es que ese dolor lo llevo yo y no Miguel, y eso me ayuda a sobrevivir un día más porque si fuera al revés yo no soportaría verlo sufrir así a él. Ésa es una de las cosas que más suelo pensar y a la que más me aferro para seguir adelante hasta que Albornoz reciba la condena que merece", confiesa la joven.

En la causa donde interviene como particular damnificado, Micaela es representada por el abogado Maximiliano Orsini, a quien reconoce por su labor así como al fiscal Leandro Arévalo por concretar avances claves en la investigación del crimen que se tradujeron en una pronta elevación a juicio. Ella confía en que el debate oral contra Brian Albornoz tenga lugar a mediados de este año pero lo cierto es que todavía no hay fecha definida. "Se retrasó bastante por la pandemia pero espero que cuando se levante la feria judicial ya nos digan bien la fecha exacta. Lo bueno es que Albornoz sigue detenido", señala.

"Me siento muy conforme con el accionar de Arévalo. Actuó rápido desde un primer momento. Espero que se encuentre iluminado para resolver el caso de la mejor manera y que se haga Justicia como debe ser. Porque Miguel tenía solamente 29 años, toda una vida por delante; era un trabajador incansable y se cruzó con este pibe que sin pensar le arruinó la vida a todo el mundo", apunta Micaela, mientras sigue a la espera de definiciones.

Lo que también lamenta Micaela es que, a un año del homicidio de Miguel, sigan siendo tan graves y recurrentes los hechos delictivos que sufren los remiseros que circulan por Mar del Plata. "Hace unos días quisieron asaltar

 

El salvaje crimen

Cerca de las cinco y cuarto de la madrugada del 20 de enero del 2020 Albornoz le disparó al menos seis veces al conductor del remís licencia 448 cuando circulaban por el barrio Las Lilas. Con heridas en su rostro, una mano, hombro y en la zona lumbar, Miguel Angel Luis chocó contra un poste de luz, logró bajar del auto y pedir ayuda: si bien la policía lo trasladó de urgencia al Higa, murió cinco días después.

Para Arévalo se pudo acreditar durante la investigación penal preparatoria que en la madrugada del 5 de enero el joven de 26 años sacó sin permiso de la casa de su familia en el barrio Bernardino Rivadavia una pistola calibre nueve milímetros Bersa Thunder propiedad de su hermano policía y se retiró en el mismo remís que lo había llevado hasta ese lugar.

En la pesquisa sin fisuras que se realizó en la Unidad Funcional de Instrucción Nº7 se incorporaron los testimonios de los testigos que vieron en primer lugar a víctima y victimario. “En un momento nos empezamos a pelear con el remisero y no sé si fue que me pasó (SIC), yo soy bueno, mis viejos, mis viejos y le disparé y no sé qué pasó, salí corriendo porque me asusté”, le dijo Albornoz a una pareja que estaba sacando el auto de su casa a pocas cuadras del lugar.

En el análisis de las imágenes de las cámaras de seguridad también se observa que el imputado escapa corriendo y que utiliza las prendas de vestir detalladas por los testigos que lo cruzaron en el lugar y por el amigo con el que estuvo hasta poco antes del hecho.

Compartir
Compartí esta nota