Criptodolarización, una opción que crece para ganarle a la inflación | 0223

Criptodolarización, una opción que crece para ganarle a la inflación

Las stablecoins son una alternativa menos volatil que las criptomonedas tradicionales. Te contamos cuáles son las más buscadas. 

Pesos. Dólares. Euros. Oro. Monedas. Billetes. Criptomonedas. La lista sigue, pero en este universo cripto vamos a quedarnos y analizar un derivado de esta tecnología que son las “stablecoins”. 

En castellano lo traducimos como moneda estable. Lo cierto es que son criptomonedas que tienen paridad y respaldo con otras monedas, activos o algoritmos con el objetivo de reducir notoriamente su volatilidad.

Su compra es muy sencilla y se realiza a través de la mayoría de las exchanges, configurándose por ejemplo para los argentinos como un nuevo lugar donde tomar refugio frente a la pérdida de valor del peso. Comprar stablecoins atadas al dólar es muy similar a dolarizarse de forma tradicional. Es decir, con pesos podemos comprar estas monedas estables y tener en nuestra billetera virtual una cantidad de monedas digitales que equivalen a la misma proporción de dólares estadounidenses.

A razón de las restricciones para acceder al billete verde muchos han optado por la criptodolarización, donde no hay ningún obstáculo para su acceso y puede luego ser cambiado a la moneda que uno precise.

 

¿Cuáles son las stablecoins más conocidas y cómo funcionan?

USDT: es la principal stablecoin, creada por la empresa Tether. Está respaldada por dinero fiduciario. Es decir, por cada tether emitido, se supone hay un dólar que lo respalda. No deja de ser una empresa privada emitiendo un token, a la que muchas veces se le ha criticado la falta de transparencia en la información aportada sobre sus reservas de respaldo para sostener el anclaje 1:1. Alert: Esto quiere decir que, aunque su nombre genérico sea “moneda estable” nada en este terreno es 100% seguro.

USDC: es la segunda stablecoin más importante y popular creada por Coinbase. También tiene el respaldo de un dólar estadounidense, reservado en una cuenta bancaria. Es decir, que siempre es posible cambiar 1 USDC por US$ 1,00, lo que le da un precio estable. Alert: Sin embargo, cada vez que se realiza esta transacción habrá alguna comisión mediante que nos hará recibir menor cantidad de dólares en relación a la tenencia en USDC.

El USD Coin es un token de Ethereum, por lo que se puede almacenar en una billetera compatible con esta moneda digital como la billetera de Coinbase.

DAI: es una stablecoin creada por MakerDAO y es un proyecto descentralizado que funciona a través de contratos inteligentes. De forma resumida, su valor está respaldado por al menos un 150% del valor de su respaldo. Actualmente sus reservas para mantener la paridad 1:1 se componen de un 39% en USDC, 24% en Ether, 11% en Bitcoin y el resto en otros activos. ¿Y si cae el precio de ese respaldo? Justamente por eso tienen más del 150% de colateralización, para sostener cualquier volatilidad. Alert: si la caída es enorme y sostenida en el tiempo, el respaldo podría no alcanzar.

Estas son las tres más conocidas y que logran mantenerse firmes en medio de un contexto de volatilidad intensa y de gran incertidumbre económica global. La política monetaria estadounidense no deja de tener impacto sobre el mercado de las criptomonedas. En el último tiempo, los precios de la gran mayoría de los criptoactivos están a la baja debido, en gran parte, a las subas en la tasa de interés determinadas por la Reserva Federal de Estados Unidos ante el aumento de la inflación en ese país. Esto ha afectado a todos los activos de mayor riesgo, incluidas las criptomonedas por su habitual volatilidad.

Sin embargo, frente a las condiciones adversas locales continúan siendo, estas tres stablecoins las más demandadas por los argentinos para sumar a su cartera de resguardo o hasta para cobrar servicios que se prestan en el exterior.