Anuario 2020

31 de Diciembre de 2020 09:39

El Concejo Deliberante, y el desafío inédito de la virtualidad en el año de la pandemia

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

En su primer año como presidente del cuerpo, Ariel Martínez Bordaisco revivió el rápido proceso de modernización que se consolidó en los últimos meses para motorizar el trabajo legislativo.

De todas las crisis, nacen oportunidades y la virtualidad fue, probablemente, la gran oportunidad que supo aprovechar en este año el Concejo Deliberante de Mar del Plata, en sintonía con los avances que se vislumbraron en los Congresos de la Nación y la Provincia de Buenos Aires, para motorizar el trabajo legislativo a pesar del parate general y la incertidumbre que supuso la pandemia del coronavirus.

El 25 de junio del 2020, con el aval del protocolo de funcionamiento correspondiente, el cuerpo deliberativo local llevó adelante la primera sesión ordinaria pública virtual desde 1881. En ese encuentro, siete ediles hicieron su participación de manera remota a través de una plataforma de sistema informático.

En su primer año como presidente del Concejo Deliberante, Ariel Martínez Bordaisco fue uno de los encargados de avanzar en este desafío inédito. Al revivir la experiencia, aseguró que "desde el primer día" entendió que la virtualidad es una herramienta "dentro de una decisión política más amplia" y no un "fin en sí mismo".

En una entrevista con 0223, el dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR) recordó que el cuerpo "no dejó de funcionar ni un solo día" a pesar de la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio porque se redujo la "presencialidad al mínimo y garantizando la representatividad de todas las fuerzas" hasta tanto se pudiera implementar el sistema informático para las sesiones y comisiones virtuales.

"La virtualización tiene una contratacara en la modernización de los procesos internos, porque si no se despapelizaban los trámites era muy dificultoso avanzar. Entonces encaramos un plan de modernización que no tiene precedentes en el Concejo", resaltó, y agregó: "Finalmente, llegamos a las comisiones y sesiones mixtas, con presencialidad y garantizando el cuidado de los concejales y concejalas dentro de la población de riesgo, que participaron con igualdad de condiciones, pero remotamente".

Bordaisco destacó que estos avances fueron realizados por el personal propio del Concejo Deliberante. "No solo trabajaron muchas horas, días y semanas para lograrlo, sino que accedieron también a un cambio cultural interno, modificando prácticas y costumbres que hacía años estaban establecidas. No tengo más que agradecimiento y gratitud con todo el personal del Concejo", reconoció

"Recuperamos la discusión política de cara a los vecinos y vecinas"

Al trazar un balance de la presidencia de la que se hizo cargo en este 2020 al suceder a Guillermo Saénz Saralegui, el edil consideró que pudo cumplir con su compromiso inicial de gestión: "Cuando asumí, yo dije que no iba a mirar al pasado, sino a aprender de ese pasado para cambiar el futuro y creo que todo lo que hicimos va en esa línea".

"Había que revertir una situación financiera catastrófica, había que cambiar todo el sistema de empleados y asesores de Concejales y Concejalas, había que transparentar lo que sucedía en sesiones, comisiones y administración del Concejo, había que modernizar", enumeró, entre otros objetivos, y ratificó: "Todo eso cambió completamente en este año, aún con la pandemia que nadie podía prever".

Para Bordaisco, el aspecto positivo más saliente que se desprende de este año es "haber recuperado la discusión política de cara a los vecinos y las vecinas". "El Concejo Deliberante volvió a ser el lugar del debate democrático, la búsqueda del consenso por encima de las diferencias y la toma de decisiones. Porque este año no solamente discutimos, sino que tomamos cientos de decisiones para la ciudad", defendió.

"Todo el trabajo interno se cristalizó en proyectos, ordenanzas, medidas concretas que, en su mayoría, estuvieron atravesadas por la gestión del Covid-19, pero fueron una enorme cantidad de herramientas legislativas para que se pudiera gestionar lo mejor posible esta situación", insistió el hombre que también está al frente del comité local de la UCR.

Como cuentas pendientes y ejes a futuro, Bordaisco hizo mención de la necesidad de profundizar la inversión en infraestructura. "Aumentamos este año la inversión pero la pandemia la frenó", lamentó, y añadió: "Lo mismo pasó con proyectos de descentralización y participación ciudadana, que también se demoraron porque el contexto no nos permitió avanzar más".

"Hay un trabajo constante y en equipo con el Ejecutivo"

Bordaisco, que forma parte de la coalición que robustece al oficialismo, reconoció que hay discrepancias "innegables" con la oposición pero destacó que en este año de crisis ambas partes encontraron una "manera de trabajar en la que no se ocultan ni se minimizan las diferencias sin que éstas sean un impedimento" para avanzar en los diferentes debates. "Siempre hay una mesa de diálogo abierta y todos nos sentamos en ella. Ninguno la rehúye, y eso, en un momento en el cual se requirió madurez política, es un dato importante", sostuvo. 

Además, el presidente del Concejo Deliberante consideró que se logró un mayor acercamiento entre el cuerpo deliberativo y el Departamento Ejecutivo, a diferencia de lo que sucedió durante la administración del exintendente Carlos Arroyo, donde se observaron fuertes distanciamientos con la propia fuerza política que era afín a la gestión de ese entonces. 

"No hay dudas de que la situación es la opuesta a lo que pasaba años anteriores. El trabajo con el Ejecutivo fue constante y en equipo. Eso permitió que tuviéramos en tiempo y forma ordenanzas clave para el funcionamiento de la ciudad: la Fiscal Impositiva, el Presupuesto, la creación de las comisiones mixtas en las que el Concejo ofició de coordinador de las voluntades de diversos sectores de la ciudad para trabajar en conjunto ante la pandemia. Ahora estamos debatiendo el pliego de Transporte, que nos involucra en un diseño de futuro para la ciudad", ejemplificó.

Bordaisco dijo que este trabajo coordinado entre el Gobierno de Guillermo Montenegro y los concejales que integran las distintas bancadas permite dar "resoluciones mucho más rápidas". "Sin esa articulación, todo sería más difícil y se dilataría más", advirtió, y concluyó: "Aunque no parezca, ese cambio tiene un impacto decisivo para la ciudadanía, porque esa dinámica genera decisiones concretas que mejoran la vida cotidiana, que amplía servicios para los vecinos y que acercan al Estado a su función principal, que es la de velar por los intereses del conjunto".