Tránsito

14 de Enero de 2021 17:39

503: el kilómetro de la ruta 11 en donde se acumulan los siniestros

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La doble mano de ruta 11 tiene una zona en donde los accidentes son muy comunes.

Desde su inauguración en 2010, en la doble mano de ruta 11 entre Santa Clara del Mar y Mar del Plata se han registrado numerosas fatalidades y múltiples heridos. Sin embargo hay un tramo específico, en donde se ubica el predio del ejército, en donde los accidentes son constantes.

La doble mano de ruta 11 construida entre Mar del Plata y Santa Clara del Mar cambió rotundamente el vínculo entre ambas localidades. De aquellos años de 1990 en los que transitar por la carretera entre los partidos de General Pueyrredon y Mar Chiquita se convertía en un auténtico desafío, a una última década en donde el tránsito se volvió más voluminoso y no por ello menos peligroso.

El incremento en las velocidades que permite el doble carril de circulación, además de agilidad y reducción de tiempos, ocasionó múltiples siniestros viales, muchísimos de ellos trágicos. Y son innumerables los accidentes que dejaron heridos, leves y graves.

Esta semana ocurrió el último de los hechos, con el choque contra una columna de alumbrado protagonizado por un Renault 19 que quedó enroscado al poste y dejó como saldo dos heridos de consideración.

Justamente las luminarias situadas a lo largo de todo el trayecto sobre el cantero que divide la ruta son una de las grandes causas de las pérdidas de vida registradas en los últimos años.

La lista es extensa pero lo es aún más particular sobre un kilómetro en especial: el 503 y sus metros adyacentes.

A lo largo del tramo de los kilómetros 502 y 504 se extiende el predio del Grupo de Artillería Antiaéreo 601, donde además se encuentra el límite entre las jurisdicciones municipales de Gral. Pueyrredon y Mar Chiquita.

Es sobre esa zona en torno al kilómetro 503 en la cual los automóviles pueden tomar una velocidad mayor a la de otros tramos de la ruta.

Pese a que existe un semáforo en el ingreso al Gada, generalmente nunca se respeta y la extensa curva existente en el lugar juega un papel trascendental.

Ya sea para los que se dirigen de Mar del Plata a Santa Clara del Mar o viceversa, las rectas precedentes a esa curva profundizan las velocidades en las que incurren los automovilistas al momento de pasar por ese kilómetro.

Las malas noticias sobre esa altura de la carretera, incluso, no solo se vinculan con el tránsito vehicular. El 30 de diciembre pasado un hombre que circulaba en bicicleta por la zona fue apuñalado en un intento de robo.

La zona de máximo peligro se extiende también varios miles de metros más, tanto para el sur como para el norte del Gada. En agosto último, una mujer se salvó de milagro cuando el automóvil Honda Fit se despistó y terminó volcado sobre una de las banquinas.