Gana, pierde y ¿veta? La sesión que puede poner a Montenegro en una encrucijada | 0223

Gana, pierde y ¿veta? La sesión que puede poner a Montenegro en una encrucijada

El Concejo se dispone a aprobar la licitación del manejo de la basura y la extensión del servicio de guardavidas a 180 días, un proyecto del Frente de Todos que el oficialismo rechaza. El intendente no vetó ninguna ordenanza en los casi tres años de gestión. 

Montenegro se mostró días atrás con todos los bloques oficialistas.

12 de Octubre de 2022 20:01

De no mediar sorpresas, Guillermo Montenegro cerrará el jueves con una tranquilidad y una disyuntiva: celebrará la aprobación del pliego para licitar el manejo los residuos de la ciudad y deberá resolver qué hacer con la ordenanza que lleva a 180 días el servicio de seguridad en playas.

La sesión del Concejo Deliberante de este jueves anticipa intensos debates, aunque no habría sorpresa en cuanto a la aprobación de los expedientes más candentes.

Luego de la sorpresiva salida de Ceamse a mediados del año pasado, al manejo de los residuos de General Pueyrredon se convirtió en un tema a resolver por parte del Ejecutivo municipal. Este año elevó el pliego al Concejo Deliberante y luego de un comienzo tenso el debate se encaminó.

Durante las comisiones la oposición convocó al presidente el Emsur, Sebastián D’Andrea, y acordaron con el oficialismo una recorrida para ver el estado de situación del predio de disposición final de residuos.

Acción Marplatense y Alejandro Carrancio adoptaron las posturas más duras y fueron críticos del proyecto impulsado por el Gobierno. El Frente de Todos, también con críticas, eligió abstenerse en las votaciones de comisión y permitir que el proyecto avance para que la situación del predio se regularice.

El oficialismo podría llevar a la sesión del jueves algunas modificaciones pedidas por la oposición al pliego. Sin embargo, ninguna sería de las que los detractores del pliego consideran sustanciales por lo que no alcanzaría a torcer los votos negativos, por lo que saldrá aprobado con el apoyo del oficialismo.

El proyecto para llevar el servicio de seguridad en playas de 150 a 180 días tiene un escenario similar, aunque en este caso favorable a la oposición. La iniciativa del Frente de Todos, que tuvo el lógico respaldo de los guardavidas desde un principio, avanzó rápido en las comisiones y se tratará este jueves en el plenario.

Todo indica que se aprobará por mayoría, aunque resta alguna duda sobre el voto de Nicolás Lauría, que no participó de ninguna de las comisiones por las que pasó el proyecto y eludió las definiciones en estos días. Aquellos que confían en que apoyará la iniciativa recuerdan el año pasado propuso un proyecto para ampliar el servicio ante la masiva llegada de turistas. A su vez, los guardavidas aseguran que el edil les deslizó su apoyo.

¿Por qué entonces la duda? Su acercamiento al montenegrismo en los últimos tiempos y la falta de una definición clara en estas semanas generaron suspicacias. “Hasta que no levante la mano todo puede pasar…”, señaló una fuente legislativa.

Si Lauría apoya el proyecto, la ordenanza que establece que el servicio de seguridad en playas debe ocupar 180 de los 210 días que hay entre el 1º de octubre y el 30 de abril. ¿Qué pasará entonces? Es el gran interrogante por estas horas, aunque son varios los que creen que Montenegro podría apelar a su primer veto. “Es una posibilidad, no lo descartamos”, admitió un funcionario de charlas diarias con el jefe comunal.

El Ejecutivo podría “dejarla correr” para que la ordenanza quede promulgada 10 días hábiles después de su aprobación, por lo que recién el 27 de octubre estaría vigente. Eso permitiría que la modificación a la norma pase desapercibida en el presupuesto de este año. “Pero deja condicionado el de 2023”, advirtieron desde el Ejecutivo, por lo que la versión del veto gana fuerza. No será algo sencillo: los guardavidas, que le dieron un fuerte respaldo al intendente cuando avanzó con la municipalización de los trabajadores, le harán saber su descontento en caso de que no aplique la norma.

 

Lo que se viene: transporte y presupuesto

Superado este jueves relevante en el Concejo Deliberante, se esperan prontas novedades de otros dos temas sustanciales: el pliego del transporte público de pasajeros y el presupuesto 2023.

Ninguno de los dos proyectos tiene fecha clara, aunque hay especulaciones. El gobierno tiene prácticamente listo el nuevo pliego para el servicio de colectivos. Es sensiblemente más corto que el que presentaron originalmente (¿12 años con opción a tres de prórroga?) y, obviamente, contiene menos obras. “Vamos a esperar el momento más oportuno para presentarlo”, señalaron, aunque es difícil saber cuáles son las variables que pueden hacer más o menos oportunas las circunstancias para elevarlo al Concejo.

El Presupuesto 2023 también está avanzado, aunque hay hermetismo en el Ejecutivo sobre los alcances centrales. De todos modos, falta una cuestión clave: el municipio espera conocer los alcances del presupuesto provincial (coparticipación y suba de impuestos, entre otros temas) para cerrar los detalles del cálculo propio.

Al mismo tiempo, Axel Kicillof espera la aprobación del presupuesto nacional que, se estima, podría darse a fines de octubre. Si se alinean los planetas, el municipio podría enviarlo en tiempo y forma (la ley orgánica de las municipalidades fija como plazo máximo el 31 de octubre). De lo contrario, deberá pedir una prórroga. Eso sí: en el Ejecutivo pretenden acelerar la discusión lo máximo posible para entrar en el año electoral con la ordenanza madre aprobada. 

Los temas domésticos no corren de la escena el protagonismo de Mar del Plata en la última semana. El fin de semana extralargo y pese a que el clima no ayudó, fue un termómetro esperanzador de la temporada de verano que se viene. 

La primera edición del Festival Marea dejó una enorme satisfacción en el Consorcio Portuario Regional, organizador del evento que movilizó a más de 150 mil personas por el Puerto de Mar del Plata. También en Fernanda Raverta, la jefa del Frente de Todos en la ciudad, que tomó el éxito del festival como una muestra de la gestión que el peronismo puede llevar adelante en la ciudad si el año que viene tiene la posibilidad de llegar a la Intendencia. 

Pero también se celebró en el oficialismo. Más allá del rédito político que puede obtener la directora de Anses, el beneficio para Mar del Plata es indiscutible. Y el plan del intendente contempla resaltar el crecimiento de visitantes a la ciudad, especialmente fuera de temporada. "El fin de semana fue increíble. Más allá de los números, con todos los que hablás, salvo la Ucip, te dicen que trabajaron a full", dijo un hombre del gobierno local. 

Políticamente la ciudad también estará en el centro de la escena: el regreso del Coloquio de Idea, que atrae a las principales figuras de la política a uno de los hoteles cinco estrellas de la ciudad. Montenegro participará del encuentro, pero entre saludos y protocolos deberá analizar varias cuestiones domésticas que no puede obviar